Rebelión mata silencio

Jugadores del Club se manifestaron contra sus dirigentes

Se veía venir. El buen momento de Alianza Lima en el campeonato, donde el equipo está puntero y muy alejado de su escolta, ha estado maquillando una terrible realidad que acecha al cuadro íntimo desde hace varios meses: las deudas.

La directiva victoriana, presidida por Guillermo Alarcón, mantiene deudas con todo el plantel, además de utileros y demás empleados del club (incluyendo a trabajadores insignes como César Cueto y José Velásquez). Dichas deudas, en el peor de sus casos, llegan a cumplir los 8 meses de atraso. Ojo, hablamos sólo de las deudas provocadas en la era Alarcón. Debemos saber que el club tiene otras deudas ocasionadas en gestiones anteriores.

Ante este maltrato, los elementos del plantel blanquiazul llamaron a una conferencia de prensa para expresar su malestar. Tomaron la plabra Juan José Jayo Legario y Christian Ramos, entre otros. 

"Seguimos jugando, pero sólo por nosotros, por nuestras familias y por la institución"

Jayo fue claro, la relación entre dirigentes y jugadores está más que quebrada. Alianza juega hoy en día por vergüenza deportiva: "este grupo tiene un solo objetivo, que es el campeonato", enfatizó el capitán íntimo. Asimismo, desmintió una información que circuló esta mañana: "dicen que con la taquilla nos han puesto al día, no es nada cierto (...) Así venga gente de afuera o gente de adentro, a este grupo nadie lo va a romper". Finalmente, concluyó: "Todos podemos entender la situación de la institución, pero con mentiras no vamos a llegar a ningún lado".

"Estamos cansados de esto"

Otro que tomó la palabra fue Christian Ramos. El defensor aqueja un incumplimiento de promesas por parte de Alarcón, sobre un supuesto porcentaje depositado que no fue el acordado inicialmente: "Quedaron en que nos iban a pagar el sábado a más tardar, y hoy nos faltan el respeto", afirmó "la sombra".

¿Y 'Pochito'?

Es increíble pensar que Alianza no tenga dinero para pagar a sus propios trabajadores ¿qué nos falta?, viendo otros casos, como el de la 'U', vemos que tienen cierta explicación para no poder con sus propios gastos: En primer lugar, no tienen ventas de jugadores. En segundo lugar, tienen el plantel más caro del país. Y en tercer lugar, casi no tienen taquilla. El aporte de sus socios es el único ingreso que los alumbra, mientras el club se ahoga en deudas, pero volvamos a Alianza, está sucediendo lo mismo, al menos en una etapa inicial.

Hoy Alianza debe un promedio de tres meses a sus jugadores y colaboradores. Hasta ahora no hay asomo de que esas deudas se puedan pagar este año. ¿Sponsor?, olvídense, esperemos al próximo año. ¿Cerveza Íntima?, una cuestión moral más que otra cosa, ya que el club percibirá apenas el 1% de las ventas. ¿Y el dinero por la venta de Carrillo?, se esfumó junto con las promesas de construcción de nuevas plantas para divisiones menores en el sur de Lima. Lo mismo con las fantasías de la ampliación de Matute. Farsa total. 

¿Qué hay de la taquilla?, sí, da gusto que el hincha grone sea tan leal y llene el estadio prácticamente todas las fechas, pero una buena taquilla no supera los 40 mil soles en un partido promedio. El sueldo de un solo jugador ya sobrepasa ese monto. Deduzcan. Generalmente se usa la taquilla para pagar cosas más pequeñas: servicios, mantenimiento, entre otros. ¿Qué más genera Alianza?, los derechos televisivos se cobran a principios de año, estos sirven para presupuestar la planilla, para contratar jugadores, etc. En otras palabras, esa plata se va al toque, ni se ve. Los aportes societarios son lo único fijo del club. ¿Qué queda?, seguir vendiendo. Apostar por las ventas al extranjero es la única esperanza de Alianza para solventar sus complicados adeudamientos. ¡PERO!, aquí entra a tallar otro tema, ¿cuánto de esas ventas va dirigido a solucionar los problemas del club?, los malos manejos son flor de cada día en La Victoria. Según dicen, Alarcón está desesperado por vender al menos tres jugadores antes de fin de año - se habla mucho de Hurtado, Bazán y Soto como posibles ventas en los próximos meses - esto tiene un par de claras razones , 1) aplacar en algo las arrugas que deja el actual mandato, y 2)  irse con "alguito más" en los bolsillos, antes de que lleguen los nuevos dirigentes a fiscalizarlos.

Como ven, nos encontramos en una extraña encrucijada. Todos queremos campeonar, pero un título le dará un inmerecido crédito a la actual dirigencia, y con ello posibles ingresos que, mal manejados, terminarán perjudicando aún más a nuestra amada institución.

Algunos hinchas, muy entusiastas, ya están pensando en la próxima Libertadores y hasta en refuerzos. Les digo, con toda la buena fe del mundo, si contratamos mal el próximo año, no habrá perdón, y el 'compadre' será nuestro mejor espejo. No quiero ni imaginar lo que podría pasar si Alianza cae en la insolvencia actual de la 'U', sabiendo que no tenemos el padrinazgo que tienen en Ate y que los mantienen en la Primera División, aún con deudas y hasta con imborrables manchas como la de Walter Oyarce, que en otras partes del mundo hubieran hecho desaparecer a cualquier club que se diga digno. Medítenlo. Yo no exigiré un gran plantel el próximo año. Lo que exigiré será la estabilización económica del club, y si para eso tenemos que jugar con un equipo compuesto en un 90% por canteranos sub20, pues que así sea. Recuerden, prioridades.

Por lo pronto, los jugadores han roto su silencio. ¿Lo haremos los hinchas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.