Dos gardenias para ti

Alianza Lima 2 – Sporting Cristal 1

Con ellas quiero decir: te quiero, te adoro…

Y eso nos regalaron Hohberg y “Cachito” el día de ayer, dos hermosas gardenias, de esas que tienes que admirar, ponerle toda tu atención, olfatearlas y seguir apreciando la majestuosidad de su belleza. El inicio del Clausura iba a ser lo más complicado, y lo hemos superado de buena manera. Cuatro victorias al hilo ante rivales complicados, duros, directos. Y a diferencia del Apertura, esta vez ganamos estos partidos con mayor solidez, imponiendo nuestro juego ante el rival y con la solvencia que nos da ser campeones del Apertura, la misma que debemos saber manejar y que no se convierta en dejadez. El equipo está mentalmente fuerte y, sobre todo, unido. Y esa unión es la que debe perdurar hasta fin de año.


El golazo de Hohberg que inició la fiesta en el corazón de La Victoria (Imagen: Perú 21)


Alineaciones:

(Fuente: Soccerway)


 Primer tiempo

Tarde dominguera en Lima, el sol radiante. Eran esas tardes donde se respiraba fútbol, en las que haces tus previas con tus chelitas para el calor, vas yendo y ese aroma de fiesta aumenta más conforme te vas metiendo al corazón de La Victoria.

Ambas hinchadas en el coloso victoriano (siempre es mejor la fiesta con ambas barras), los equipos al campo y Cristal que empezó mejor los primeros minutos. La posesión era de ellos, nos tocaban la pelota y no podíamos tenerla más de 20 segundos. El rival carecía de profundidad y por eso no había nada más que aproximaciones al arco del buen Leao Butrón. Pero a los 9 vino el punto de quiebre. Aguiar recupera el balón y la sombrea a su rival en el medio, la abre para Ascues, el uruguayo busca la devolución en el medio y se la devuelven, la recibe de media punta y abre el juego para Hohberg. El chato no la piensa mucho, levanta el rostro, agacha la cabeza y le pega un tremendo disparo que sorprende al arquero Viana, ya que el balón parece que se va y de golpe baja para clavarse en el arco sur y desatar la fiesta. ¡Gol de Alianza! ¡Golazo de Hohberg!

Se podía intuir con facilidad que Cristal iba a tener la pelota de ahí en adelante, pero no creí que carecería de profundidad. Eso es mérito de nuestra defensa. Todos estuvieron a la altura, y si uno fallaba, el otro corregía. Bien los laterales (si, De la Haza también), buen retorno de Araujo y la experiencia de Leao que no se pone en tela de juicio. Hohberg hacía el recorrido, Cruzado cubría a Ascues cada que este último agarraba la lanza e iba al frente, “Cachito” manejando los tiempos, Aguiar que maneja al equipo a su antojo, dando el pase preciso en el momento exacto y arriba, Pajoy, haciendo lo que mejor sabe hacer, salir del área, habilitar y desgastar a los defensores rivales cuando hace la presión alta (este último punto no lo hacemos mal, y pienso que si lo trabajamos mejor, podemos lograr cosas más interesantes). Lamentablemente, sigue de espaldas al gol. Un delantero, por muy bien trabajo que te haga tácticamente, tiene que hacer goles. Es su chamba, así como la primera obligación de un marcador es marcar, la del delantero es anotar. Tiene que seguir mejorando.

La visita la tenía, dominaba, pero no era profundo, no llegaba al arco con peligro y prueba de ello es que Leao no tuvo una sola jugada dónde haya tenido que esforzarse, a diferencia de Viana, que sacó un cabezazo (ya habían cobrado posición adelantada) y algunas situaciones más que nos faltó puntería. Fuimos más verticales y aprovechamos los espacios del rival.

Así se iba el primer tiempo. Sin grandes situaciones de gol, un poco friccionado, pero no dejaba de ser entretenido, ya que Cristal siempre proponía y cada contra aliancista daba la sensación de peligro.



No hay cuadro más popular. (Imagen: Depor)

Segundo tiempo

La dinámica era la misma, Cristal buscando el empate y Alianza aguantando, pero con criterio y buscando el segundo. A los 51 minutos vino la tonta (pero muy justa) expulsión de Chávez. Ellos con 10, el marcador en contra y un ambiente hostil; situación más que perfecta para sacarle provecho.

El partido se fue abriendo más. Cristal, a pesar del hombre expulsado, no bajaba los brazos y con armas muy nobles intentaba atacar, pero era la tarde de nuestra defensa. Seguían sin llegar con claridad al arco y nuestras contras, manejadas por los desprendimientos de Ascues, la paciencia de Cachito y la precisión en los pases de Aguiar, daban al hincha la esperanza que este partido no se nos podía escapar de las manos, y que en cualquier momento ampliábamos.

Contragolpe de un lado, respuesta del otro. Hubo 15 minutos muy intensos y dinámicos, sin llegar a ser un partidazo, claro está. El encuentro pintaba perfecto para que entre Quevedo y mate de contra, pero nuestro DT decidió meter a Fuentes por un cansado Ascues, y la verdad que no desentonó. Entró al mismo ritmo que el partido lo pedía y fue vital en esa volante, colocándose delante de los dos backs centrales, con más obligaciones defensivas que ofensivas.

Y hasta que llega. Sí, en ese minuto hot, en el 69, Ramírez lleva al borde del orgasmo a todos los aliancistas. A los que nos gusta el juego por abajo, el juego al pelotazo, daba igual. Esa pinturita merecía ponerse de pie, aplaudir, cerrar el estadio y que ya acabe el torneo. De la Haza empieza la jugada (mira tú), la toca para Pajoy, este al medio para Cachito, él amaga con el cuerpo, la deja pasar y corre al área, la recibe Aguiar, se la pone en primera y lo deja solo, y sin que el balón toque el piso la pone sutilmente, con la parte externa del pie derecho, al lado de Viana. Una belleza, una delicia, una maravilla, una pinturita, una hermosura de gol. La forma tan delicada pero precisa de cómo acaricia el balón para que entre despacio, buscando que todo el estadio admire esa obra de arte y provoque el delirio.


Aguiar, cada día ratificando su categoría con sus buenas actuaciones (Imagen: Club Alianza Lima)

Había que manejar el partido. Cristal, un dignísimo rival que seguía atacando. Fruto de ello consiguió el descuento por medio de Ávila. Este fue el único error de Duclós en el partido, ya que queda enganchado y habilita al celeste. Hay que estar más atentos. Bueno, hubo una bronca en el área y es expulsado Ávila por agredir a Araujo (bien expulsado). Se jugaron los minutos finales, ellos insistían pero los nuestros se pararon bien. Leao, salvo una tremenda atajada antes del descuento celeste, no tuvo mayor trabajo.


Y así llegaba el epílogo del partido. Alianza ganador, Alianza triunfador, Alianza sólido y fuerte de local, ganando con autoridad, con justicia. Alianza con goles a lo Alianza, Alianza defendiendo con corazón. Señores, Alianza jugando con solvencia. Alianza haciendo soñar a sus hinchas.


El mejor de Alianza fue…

El mejor gol tenía que ser del mejor del campo. Cachito sale a celebrar su obra de arte (Imagen: Club Alianza Lima)

Uno de los jugadores más resistidos el año pasado y al inicio de este, pero que ha demostrado en la cancha lo bueno que es. Me tapó la boca (y así a muchos) y la verdad, que bacán se siente. ¡Que me sigan tapando la boca! Acá no hay egos, todos queremos lo mejor para Alianza, y Cachito lo está dando, ratificando lo importante que es para el esquema de Bengoechea. Jugó un gran partido, marcó un tremendo gol, manejó al equipo y siempre pidió el balón. Solo me preocupa cuando va  a marcar, ya que juega mucho con los brazos y eso genera faltas en contra innecesarias. Más atención a ese detalle.

También vale la pena destacar el rendimiento de estos dos jugadores:

Luis Aguiar: Sin ser su mejor performance, el uruguayo demuestra que ya está físicamente a punto. Regresa a apoyar en la recuperación en algunas ocasiones, siempre se muestra, la pide, hace jugar al equipo y, por encuentro, te pone dos o tres pases gol. Ayer él inicia la jugada en el medio que acaba con el gol de Hohberg y el segundo gol se la pone en primera a Ramírez. Lo que Aguiar no tiene de velocidad física, la tiene de mental y eso es clave.

Paolo De la Haza: Ya no es solo hoy, viene cumpliendo buenas actuaciones las veces que le ha tocado actuar en este torneo. Más seguro en la marca, sólido en defensa. En ataque no le pido mucho, pues uno sabe sus limitaciones, y sin embargo cumplió el día de ayer también en ese aspecto. Espero, de todo corazón, que esto no sea flor de un día y que ese rendimiento se mantenga. 


Apreciaciones finales:

Muy importante triunfo. Ya van 4 de manera consecutiva, contra rivales duros y, a diferencia del Apertura en que algunos de esos partidos no merecimos ganarlo (futbolísticamente hablando), este equipo que juega el Clausura si los mereció. Los veo más tranquilos, más sólidos, cada día se complementan mejor y definitivamente sentir que como mínimo tenemos una final asegurada ha servido, pues esa “tranquilidad” que muchas veces juega en contra, los nuestros la usan a favor, y es por eso la confianza de la gente para con el equipo y viceversa. Mérito de Bengoechea, de Aguirregaray que creo les está enseñando a los laterales como él metía cuándo jugaba en Peñarol, del preparador físico, en fin. Mérito de todos.

Lógicamente, hay mucho por mejorar. Un equipo que pelea el título no puede tener la cancha en esas paupérrimas condiciones. Lamentablemente, los triunfos suelen opacar los defectos y maximizan las virtudes, así que hay que tomarlo con calma. No está mal criticar, incluso si lo haces en estos momentos dónde lo más fácil es llenar en elogios a todos los nuestros, el tema es que esa crítica debe ser constructiva, dando soluciones y no desde el campo de la antipatía por uno u otro personaje, o criticar por joder. Y así como los que no quieren criticar merecen respeto, pues respeten a los que aún difieren con algunas cosas del equipo. Todos somos Alianza y queremos lo mejor.

Próxima cita:

Este jueves 28 nos vamos a Huaraz. El estadio “Rosas Pampa” nos espera para un duelo complicado contra el Sport Rosario. Vamos a buscar los tres puntos, este equipo puede hacerlo, con mucha humildad pero con la mente enfocada en lo que tenemos que hacer.




¡ARRIBA ALIANZA LIMA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.