Voz autorizada: Leao Butrón, la entrevista


Si en este momento, a los que conformamos El Blog Íntimo, nos preguntaran cuál es el mayor referente con el que Alianza Lima cuenta hoy en su plantel, sin duda alguna señalaríamos a Leao Butrón. El experimentado arquero, capitán y, sobre todo, ferviente hincha blanquiazul, nos recibió amablemente en su hogar para concedernos una muy interesante entrevista. En ella pudimos hablar de su hinchaje, sus títulos con el equipo, la complicada realidad aliancista actual, la nefasta temporada 2016 que se fue, y sus perspectivas sobre el futuro del más grande equipo del Perú, entre otros temas.

¿Cuándo y cómo te hiciste hincha de Alianza Lima?

Recuerdo el día mas no la fecha. Fue un clásico en el año 85 u 84, fue uno de esos dos años, en Matute. Mi papá y mi hermano mayor eran hinchas de la U, me llevaron al estadio por primera vez. En ese tiempo había tripletes, no me acuerdo de los equipos que jugaron antes, pero sí que gritaba todos los goles. Mi hermano me decía que al final, cuando jugaban la U y el Alianza, tenía que alentar a la U, y yo le decía que "sí, que de todas maneras". No me pidan explicaciones, pero salió Alianza y dije “ese es mi equipo”. Mi papá me quería matar y  me decía que espere a la U, pero yo solo le respondía “ese es mi equipo, papá”. Del único que me acuerdo de ese partido es de Jaime Duarte, que jugaba por la línea donde yo estaba, por oriente, donde estaba la barra. Me acuerdo de las paredes que hacía y yo le decía “oh papá, ese es mi equipo”, y para colmo Alianza ganó 2 a 0. “Ese es mi equipo, ese es mi equipo”, repetía… Me querían convencer pero no podían. No sé por qué, era un chico de 7 u 8 años. No tenía mucha conciencia del tema. 

Pero sí eras un chico ya consciente cuando sucedió la tragedia del 87, ¿cómo lo viviste?

Lo recuerdo perfectamente; si no me equivoco, era un lunes que me alistaba para el colegio. Estaba en la cama de mi hermano mayor, abrochándome el primer botón de la camisa, y Roxana Canedo, de canal 5, empieza a relatar que el avión de Alianza se había caído. Yo le cuento a mi papá y él solo me dijo “no puede ser”, quedamos paralizados. Ya era totalmente consciente, y super hincha de Alianza. Al día siguiente del accidente, me acuerdo que saqué mis guantes, era arquero de barrio, me puse mi camiseta y saqué mi bandera de Alianza, luego me puse en el balcón, lo recuerdo claramente.

Eras el primer aliancista de tu familia nuclear, por así decirlo…

Sí, aunque mi mamá también simpatiza con Alianza, pero no era tan hincha como yo lo he sido. Mi hermano menor también es de Alianza, pero en un principio fue hincha del Boys, no sé qué pasó ahí.

Leao, ¿cuáles son tus máximos referentes en el arco?, tanto nacionales como internacionales, 3 de cada entorno.

Cuando comencé a jugar no me gustaba para nada Caíco, y cuando sabía que él iba a jugar le decía a mi papá “no ganamos”. Pero luego su carrera fue ascendiendo, me terminó encantando, fue un arquero imponente. Tuve el honor de conocer a su familia, a sus dos hijas, a su mamá, a su esposa, todas unas muy buenas personas.  Luego, lógicamente Balerio, él fue quien me enseño bastante. Y creo que Ibáñez también ha tenido un buen rendimiento. Creo que uno tiene virtudes distintas al otro, pero los tres han sido arqueros que me han llamado la atención en el ámbito local. Internacionalmente, Neuer, creo que es el mejor arquero del mundo porque con sus atajadas hace parecer que tapar es fácil, cuando no es así. Por otro lado, John Hart es un arquero muy valiente, son impresionantes los achiques que tiene. Y me gusta mucho la confianza de Bravo; él, como todo arquero, comete errores, y los ha cometido tremendos, pero a pesar de eso tiene mucha confianza en lo que hace.

¿Cuál ha sido el mejor equipo aliancista que has llegado a ver?

Los potrillos, los que se fueron. Me acuerdo de un clásico en el Nacional, lo volteamos 2 a 1, con dos goles de Escobar. Eso creo que fue en el 86. Creo que ese ha sido uno de los mejores equipos que yo he visto de Alianza Lima. Después, como consecuencia del accidente, Alianza tuvo una sequía larga de campeonatos, porque seguramente ese equipo iba a campeonar, pero bueno, así son las cosas, así es la vida. Me gustaba mucho el juego de “Pechito” Farfán, me impresionaba la fuerza de Tomassini, de Sussoni… Sí, me acuerdo de muchos de ellos y me gustaba ese equipo. 

¿Has sentido algún tipo de interés particular sobre la historia antigua de Alianza?, ¿crees que ese es un factor importante para que un jugador fortalezca su identificación con el club?

De todas maneras. Estoy seguro de que no conozco todos los detalles que debería conocer de Alianza. Sí me he interesado, he leído del campeonato injustamente no reconocido, también de la triste historia del descenso, que tuvimos orgullo de jugarlo, porque orgullo no es decir “yo no he jugado en segunda” cuando tú debiste jugarlo después de haber quedado último en el torneo y se suspenda extrañamente la baja, como en 1947… Ese no es ningún orgullo. Me gustaría saber más, me han contado varias cosas, pero creo que no he seguido lo que he debido seguir como hincha y creo que es importante, tan importante como que se debería cantar el himno de Alianza cada vez que se juegue en Matute, poco antes de que salgan los equipos. Todos con el himno de Alianza. No entiendo cómo no ponen el himno blanquiazul como lo hace Barcelona, por ejemplo. Todos lo deberían saber, yo no lo sé exactamente, pero si todos los fines de semana lo pusieran, y desde niño te acostumbras, ayudará mucho en la identificación; fortalecer y hacer crecer a su hinchada, son detalles que hacen a un club más grande.

¿Recuerdas en qué fuentes has encontrado esa información?

No, lo he ‘googleado’. Pero sí es bueno tener información de gente que ha estudiado y ha buscado sobre el tema.

Has mencionado algunos jugadores que te han impresionado, pero en general, de toda la historia ¿quiénes son los jugadores de Alianza que más te han impactado? (que puedas o no, haber visto jugar)

Escobar, Caíco y lógicamente he escuchado mucho de Villanueva, pero no he tenido la fortuna de verlo, es más por lo que representa. A esto sumaría a quien me impresionó mucho, y se lo dije desde un principio, que es Jefferson Farfán. Él no lo creía, pero era impresionante verlo desde chico. 

En tu etapa en Cristal ¿cómo te sentías enfrentándote a Alianza?

En Cristal viví buenas épocas en cuanto a campeonatos y Alianza, en ese tiempo, sufría en ese aspecto. Yo siempre quería que Alianza llegue a campeonar, porque en ese sentido Cristal estaba pasando una buena racha. Y da la coincidencia que Alianza sale campeón después de un tricampeonato de Cristal. Gocé como hincha lo del 97. ¿Enfrentarlos?, no te voy a mentir, yo me formé en Cristal durante 14 años. He tenido un reencuentro, el sábado pasado, y después de 20 años he pisado las instalaciones del club celeste y sí le guardo un cariño, porque fueron los que me formaron, pero ser hincha es otra cosa, definitivamente. Muchos se burlan del sufrimiento del hincha de Alianza Lima, pero precisamente sufrir es parte de ser hincha de un equipo, si no, te haces hincha de Brasil o Alemania en un mundial, y eso es muy fácil. 


Aunque formado en Cristal, Leao Butrón mantuvo siempre latente el amor por la blanquiazul, aquel que surgió en su niñez.

Te formas en Cristal, tienes a esta institución muy arraigada, ¿esto en algún momento mermó tu hinchaje por Alianza?

No, en ningún momento. Cuando no podía jugar, estaba como tercer arquero o iba como juvenil al estadio porque tenía pase libre y, desde la tribuna, yo quería a lo mucho un empate cuando Cristal jugaba con Alianza. Lógicamente en los clásicos, hasta estando en Melgar, hace poco, hinchaba y  gritaba con los goles de Alianza, como en toda mi vida.

Considero que Alianza es el más grande del Perú por todo. Por ejemplo, nuestros rivales de la 'U' dicen “pero nosotros tenemos más títulos”. Ganar títulos es muy importante, pero ser grande significa muchas otras cosas, porque si yo te dijera solamente eso, quiere decir que durante los 70 años que Alianza ha estado por encima de la U'' en cuanto a títulos, ha sido más grande. De esta manera, ellos mismos están dejando la puerta abierta como para decir “no, el día que Alianza tenga más títulos, yo voy a reconocer que Alianza es más grande que la U”. No es así. El ser grande significa muchas otras cosas más, y para mí Alianza es de lejos lo más grande que puede existir.

Exacto Leao, nosotros en el Blog Íntimo en múltiples ocasiones hemos dicho que, si bien salir campeones siempre será importante, la grandeza va mucho más allá del éxito deportivo o de la cantidad de títulos, y creo que lo que nos dices en este momento es justamente una de las razones por las que creemos que eres, en la actualidad, de los mayores referentes del equipo, uno de los jugadores más centrados y que tiene más claro lo que representa vestir esta camiseta aliancista.

Entonces, continuando con las preguntas ¿recuerdas cómo te sentiste en tu debut con Alianza?

Sí, me acuerdo porque mi debut fue en una final, y contra Cristal, el club que me había formado. Fue aquella definición de 2003 que se jugó en verano del 2004 y ganamos 2 a 1. Yo llegué a Alianza semanas antes del partido, que se jugó el 30 de enero. Estaba nervioso. No podía ser que mi primer partido tenga que ser una final. Si lo perdíamos la gente se me iba a venir encima. Pero ganamos, y a los tres días, o a la semana, nos toca jugar contra Sao Paulo en el mismo estadio, perdiendo 2 a 1. Me hizo un gol Rogerio Ceni, el arquero brasileño. Todo Svr, en el Nacional, 15 mil personas y quizás aún si hubiese sido en otro lado, me puteó, me cantaron “Butrón cobarde…”, ya saben lo que sigue. En ese momento me quería ir de ahí pero aguanté. Pasaron tres meses de buenas actuaciones del equipo, porque lo hizo el equipo, no es que lo hice yo solo: Farfán, Pepe Soto, Jayo… Lo que hicimos como conjunto produjo que ese poco amor cambie a respeto, empecé a sentir que me querían y respetaban. 

Atribuyo que el mal inicio con la hinchada está relacionado a los muchos años en que estuve en Cristal, y de repente ellos asumían que yo era un infiltrado o algo así, pero sí me acuerdo que esa etapa de mi vida fue un punto de quiebre.

¿Cuál fue tu día más feliz vistiendo los colores de Alianza Lima?

Sin lugar a dudas cuando le ganamos a la U en 2004, dimos la vuelta y campeonamos el Apertura. La excusa número 359000000 es que ese día no era una final, pero, en realidad, ese día solo si ganábamos campeonábamos, y así se dio. Y faltando 10 minutos atajo un penal que pudo haber cambiado la historia. Tengo claro que ese ha sido el día más feliz de mi vida. He tenido muchos grandes momentos en Alianza, San Martín, Melgar, Cristal, A. Atlético… Días felices, pero sin lugar a dudas, por todo lo que se vivió, aquel fue el mejor.


Leao Butrón ataja un penal a Daniel Cigogna en el más dichoso día de su carrera como futbolista.

¿Cuánta diferencia hay entre ese clásico y la final del 2004 contra Cristal que se define por penales?

Emoción. Ese día contra Cristal no lo podía creer, se me salió el corazón. Si se dan cuenta, en los videos salgo corriendo y me voy hasta la tribuna sur, porque ese día todo ese sur se me había ido encima. Solo atiné a correr, fue una emoción tremenda. Cristal tenía un equipazo y nadie nos daba como favoritos. Pero, definitivamente, dar la vuelta jugando contra tu clásico rival, que es la 'U', nadie te lo quita. Nada que “tú nunca diste la vuelta en mi cara”, no, yo sí di la vuelta en tu cara y la di con Alianza, con San Martín, y con Cristal. O sea, a mí no me pueden decir nada los de la 'U'. Por ejemplo, hoy me estaban insultando por un tuit que puse ayer. Me dicen fracasado, que nunca has dado la vuelta en mi cara; pues yo sí he dado bastantes vueltas, la mitad de las vueltas que he dado (6) han sido frente a ellos.


Butrón se consagra campeón nacional en 2007 con la San Martín, dando la vuelta frente a la 'U'.

Has campeonado en Alianza, Cristal y San Martín, ¿cómo se viven los títulos con estos equipos?, ¿qué diferencias encuentras?

Los tres son distintos, quiero aclarar que ni mejor ni peor con uno u otro. Con Cristal es un tema que no va tanto con la popularidad en las calles, San Martín ni que hablar, como sí lo es con Alianza. Está claro que con Alianza es todo, campeonar con Alianza lo es todo y en todos lados. En cuanto a popularidad, el amor de la gente, su cariño, creo que Alianza marca una diferencia.

Recordamos particularmente algunas publicaciones de tus redes, que cuando eras arquero de Melgar celebraste la obtención del Torneo del Inca 2014 que ganó Alianza. ¿Cómo ha sido seguir al equipo mientras vestías otras camisetas?

Lo seguía como hincha y sí me acuerdo de ese partido. Estábamos acá, en mi casa, viendo los penales contra la San Martin. No me di cuenta de que mi hija me grababa. Ganamos y grité mucho, luego ella lo subió a la red. Me dio risa, lo grité con todo, y eso que recién había salido de la San Martín hacía un par de años, siendo esa una institución a la que quiero. Pero definitivamente me encantó ese campeonato.

Tú nos dices que antes de llegar a Alianza Lima ya seguías al equipo como hincha; luego, cuando te unes al club blanquiazul, campeonas y posteriormente te marchas a otros equipos, ¿ese sentimiento hacia Alianza cambió de alguna u otra manera?

Te voy a ser sincero, yo soy hincha de Alianza en todo momento, aun cuando no esté vistiendo la blanquiazul. Cuando no visto la camiseta de Alianza, yo tengo que ser profesional en todo sentido: en entrenamientos, concentraciones, partidos, etc. Pero toda mi vida la he vivido igual en el tema de mi hinchaje, con la misma intensidad, siempre pendiente con lo que le pase a mi equipo -por ejemplo en los clásicos-, tanto antes como después de estar en Alianza.

Tenemos entendido que eres técnico graduado. Desde tu perspectiva profesional ¿qué retos crees que plantea el fútbol moderno que Alianza deba encarar, y cómo debería el equipo acoplarse a estos?

Organización. Creo que Alianza está en proceso de tratar de ser más organizado, pero tiene tantos problemas que a veces no se puede, debido a la parte económica que es fundamental en una organización. No entiendo todavía cómo dirigentes antiguos -no voy a dar nombres- tuvieron la oportunidad de hacerlo, pero al final no pudieron concretar un espacio para las divisiones menores de Alianza Lima.

Es algo que hasta ahora nos afecta, ¿no? 

Es algo que sufrimos, no entiendo cómo se dio esto y espero que cambie,  porque por lo que he escuchado hay la posibilidad de un terreno para ellos. A veces no entiendo, Alianza es tu inversión, es como que una fábrica de clavos no quiera gastar en maquinaria para hacer clavos.

Y como técnico, ¿tienes alguna identidad definida de juego que emplearías en un equipo dirigido por ti?

He visto mucho y creo que tiene que ser variado. El jugador peruano, muy al margen de que haya algunos muy hábiles, no es muy bueno técnicamente y nos falta mucho trabajo. Quien yo he visto que lleva muy bien ese aspecto es Juan Reynoso. Él trabaja bastante técnicamente y mira a su equipo: Dos años a la final y tres años consecutivos teniendo más puntos que cualquier otro equipo. Entonces, hay un resultado, ¿no?

Tú que has sido dirigido por Reynoso en 2014, que es el año en que Melgar empieza su repunte, y más allá de que el retorno de Reynoso a Alianza Lima sería muy controversial por lo que se dio en su etapa como futbolista, ¿qué crees que podría aportar Reynoso a la blanquiazul en una eventual llegada a la institución para ser técnico?

Primero y básicamente, trabajo, trabajo serio, organización y disciplina. Yo creo que ese sería el pilar. Después, seguramente podría aportar un montón de cosas. He visto muchas posiciones en contra de su regreso, pero creo que Juan, en la parte deportiva, daría resultados de todas maneras.

No me gusta, y lo voy a decir como una crítica constructiva, que cuando ganamos, es Alianza, somos todos, pero cuando perdemos son “los jugadores, que son un desastre”. La gente debe apoyar a su institución, no importa qué jugador esté jugando, no importa si viene Juan que es muy resistido, lo importante es que Alianza salga campeón y hay que traer a personas que puedan lograr ese objetivo.

Por ahí he escuchado “no, ese no puede venir ni a palos”, refiriéndose a Juan, ¿o sea que los sentimientos y el orgullo de los que opinan eso están por encima de Alianza?, eso es lo que están reflejando. “No, a mí no me gusta porque se fue”, ¿entonces lo que yo siento es más importante que el club? No, no hay nada más importante que Alianza, ni jugadores, ni hinchada, ni nada. Alianza, la institución, es lo que tiene que primar sobre cualquier otra cosa.

Más allá de que lo conozca, sea su amigo o tenga contacto directo con él, lo digo por lo que se puede ver, tiene un gran currículum: Campeón con Bolognesi, con la U, con Melgar. ¿Acaso no creen que si él hubiera sido extranjero ahora no estaría con el buzo de la selección?

Enlazando un poco tu pasado con tu presente con la blanquiazul, tú que has podido convivir con dos generaciones distintas de Alianza, que son la de los jugadores del 2004-2005, y aquella con la que te encontraste en tu regreso en 2015, ¿qué diferencias encuentras entre esos dos planteles con los que llegaste a convivir?

Básicamente, en la primera que nombraste, 2004-2005, todos éramos nacionales; si no me equivoco, teníamos un promedio de edad de 22-23 años, bastantes chicos. En el Alianza actual, definitivamente el promedio es mucho más alto. Otro punto tiene que ver con la formación. De la primera que mencionas, un 90% de los jugadores fueron formados en Alianza; de la actual, del primer equipo, muy pocos fueron instruidos en el club. Después, bueno, hablar sobre lo táctico o lo técnico ya es un poco delicado porque todos son mis compañeros. No te puedo decir quién es mejor o peor, pero las dos primeras características que he mencionado son básicas.

Diez años después de su última temporada con la blanquiazul, Butrón volvió en 2015 al equipo de sus amores.

De repente en la mentalidad o en la forma de afrontar los torneos…

Mira, ahí sí discrepo con la gente que dice que un jugador no se da integro sólo porque no fue formado en Alianza, creo que es importante, pero de ahí a decir que no afronta los partidos de la misma manera, eso me parece poco creíble. Tiene que ser así, porque al final es un tema vinculado a tu familia. O sea, si tú defiendes los colores de una institución, tienes que hacerlo correctamente porque es tu trabajo, de eso comemos, no hay otra.

Pasando a temas netamente actuales, ¿cuál crees que sea el motivo por el que Alianza no ha podido encontrar un rumbo en la temporada 2016?, ¿Tiene que ver con un problema profundo, más de fondo, como se ha mencionado muchas veces?

Creo que sí hay un problema de fondo ahí, algo que se ha debido corregir y no se hizo en su momento. Es algo de la interna que no voy a comentar, pero sí hay un tema ahí medio complicado; lo otro es la parte deportiva. Después pueden pasar otras cosas, o sea, hemos sentido la presión interna de Matute más que en otro lado, pero principalmente, creo que ha sido la parte deportiva y otros temas que no hemos manejado correctamente en su momento.

¿Cuánto ha pesado la presión de la hinchada?, ¿crees tú que la gente exige al equipo de forma desmedida para que obtenga buenos resultados?

Si tú les preguntas a todos nuestros rivales qué tal les fue en Matute, te dirán que fue muy cómodo jugar ahí. Porque la gente, en su desesperación, hasta cierto punto entendible, sobrepasa un nivel y empieza a perjudicar a su equipo, quieren resultados rápidos y se les prenden a algunos jugadores. Te lo digo yo, que he sentido el apoyo total de la gente, más allá de si me fue bien, e incluso cuando tuve algún error grosero. Pero los hinchas deben entender que si hay un jugador que no te gusta para nada, tienen que apoyarlo porque no solo es ese jugador el que está ahí, sino tu equipo y el de nosotros.

Sin lugar a dudas, lo que yo pediría como familia, como hincha y como jugador de Alianza Lima, es que apoyen al equipo sin importar quién está jugando. En diciembre lo que quieran, si quieren bajan y nos dicen “tú has hecho esto así”, “yo te vi acá así”, “tú estás mal porque no eres profesional”, lo que quieran. Pero antes, en la cancha y en las redes sociales, apoyen a su equipo. 

Cuando con otros equipos enfrenté a Alianza, ir a Matute era fregadazo, porque las tribunas están ahí cerca. Pero si tú estás de visita, estás jugando contra Alianza, y la barra está molestando al propio Alianza, ¿tú te vas incomodar?, no pues, por el contrario, te crean un ambiente más fácil. De seguro me van a decir “pero ya estamos cansados de los malos resultados”, y tienen razón, ahí no voy a discutir, pero no ayudan a su equipo así. 

Hace momentos mencionaste que una de las razones por las que Alianza no había encontrado su rumbo tenía que ver con problemas profundos de interna. Al margen de que no puedas decirnos de qué se trata, ¿es algo que se pueda solucionar y cambiar con Bengochea?

De todas maneras. Cuando consigues un objetivo y posteriormente se empieza a analizar el camino hacia el triunfo, no hay grandes cosas que sean determinantes, sino detalles claves. El campeonato de este año fue terrible, de los 20 años que tengo en el fútbol profesional, es el peor de mi carrera. Más allá de que como arquero siento que me ha ido bien, en cuanto al grupo, que es lo principal, es mi peor temporada. Pero es un tema totalmente salvable. Si Pablo viene y hace las cosas como tienen que hacerse, y esperamos todos los hinchas que así sea, estoy seguro de que vamos a estar luchando por el título.

En El Blog Íntimo manejamos bastante las estadísticas del equipo. Al margen del puesto en el que terminamos y la clasificación a la Sudamericana, esta ha sido la segunda campaña más floja de la historia de Alianza en cuanto a partidos jugados en Matute, después de la del 2008 en que se luchó por no descender. ¿Por qué nos ha ido, particularmente, tan mal como locales en 2016?

No voy a negar que la responsabilidad de esta campaña es del equipo, pero hay otra cosas que podrían ayudar, una de ellas es el no darle una estadía tan cómoda al rival con esto de la presión de la gente. Te lo digo porque estoy ahí abajo, y es común que un compañero diga algo como "Oye, pucha, tocamos una sola mal y ya nos están insultando". No exijo nada a nadie, pero como hincha uno debe darse cuenta de qué suma y qué no.

¿Se escucha claramente cuando alguien putea?

(Risas). Se escucha clarísimo. Te voy a contar una anécdota que me pasó en Alianza; ahora me da risa, pero en su momento me puse nervioso. Fue luego del partido que perdimos 4 a 3 con Cristal en el Nacional, donde en uno de los goles yo tapo un penal y luego meto el balón de casualidad, lo que molestó a varios hinchas. La siguiente fecha jugamos contra Melgar en Matute y me tocó el arco norte en el primer tiempo. Durante un minuto de silencio que se dio antes de empezar el partido, pude escuchar claramente a alguien mentándome la madre desde Svr.

Desde tu perspectiva, desde que has vuelto en 2015, particularmente aquella temporada y la de este año han sido terribles para el equipo de reservas. ¿A qué crees que se deba esto?

Hay algo que estamos haciendo mal, lo cual es preocupante. Pero más preocupante es que en algún momento ellos tendrán que subir al primer equipo, y ese mal rendimiento, te lo firmo, se verá reflejado en Primera División. Yo no sé lo que se esté haciendo en menores porque no estoy en el día a día. He conversado con Fabricio Sierra un par de veces y me parece interesante su proyecto, igual que el de Arakaki. Creo que cada uno está haciendo las cosas serias. Pero siempre hay que ver más allá del primer equipo, tener más cuidado en menores, porque esa es nuestra inversión como institución, hay que ver para el futuro.

A estas alturas de tu etapa en Alianza, ¿te consideras un líder dentro del plantel actual? De ser así, ¿crees que lo seguirás siendo en el equipo que se pueda formar en 2017?

Nunca he buscado ser líder. Siempre hablo lo que considero necesario, porque no por hablar más o gritar vas a conseguir el liderazgo de un equipo. La única forma de ganarlo es dentro del campo y con buenas actitudes. Pero fuera de ahí prefiero hablarle directamente a un jugador joven, a un costado, que dirigirme a todo el grupo. Más se llega a las personas cuando se les habla de tú a tú, que haciéndolo delante de la gente.


Leao en la campaña 2016, llevando la cinta de capitán.

¿Cómo ves la contratación de Pablo Bengochea para la temporada que viene?, ¿qué referencias y expectativas tienes sobre él?

Estuve en la selección con él, en el tiempo de Markarián. Es un tipo que trabaja tácticamente y con mucha seriedad. Creo que le va ir bien a Alianza y espero que así sea. Pienso que, cumpliendo con las cosas mínimas e indispensables, que son disciplina y trabajo deportivo, tiene muchas oportunidades de que le vaya bien. Esperemos que el próximo año maneje bien a Alianza y que logre el objetivo principal, que es el título.

Hay algo, sin embargo, que hemos podido apreciar. Te vimos más seguro cuando te preguntamos sobre las posibilidades que tendría Reynoso de campeonar con Alianza, en comparación a cuando te referiste a Bengochea...

Sí, es que no lo conozco tanto. Con Bengochea he entrenado una semana cada mes y esto durante 5 meses. O sea no ha sido mucho. En cambio con Reynoso he estado todos los días, en el día a día. De repente por eso, porque conozco más a Juan, pero el deseo para los dos es el mismo o para el que llegue a Alianza, que es salir campeones. 

Leao, en El Blog Íntimo esperamos que no se dé pronto, pero, ¿has pensado ya en alguna fecha para tu retiro?

De chico pensaba en jugar hasta los 40. Ahora tengo 39; sin embargo, no pensé llegar tan entero, me siento tan igual como antes, aunque lógicamente que requiero más recuperación en algunas cosas. Ya estoy en el equipo en el que quiero retirarme, aunque no sé si me retire en este equipo. Pero todo jugador espera retirarse campeonando. Si me dan a escoger, sería el otro año, aunque no descarto hacerlo un poco más de tiempo. En todo caso, queda como una fecha tentativa.

Y cuando dejes la actividad, ¿tienes pensado trabajar en algún momento dentro del club, tal vez en categorías formativas?, ¿algún dirigente te ha planteado esa idea?

No, no he hablado con nadie de eso, aún soy jugador. Yo terminé de estudiar Administración y Negociosos Internacionales, y ahora estoy estudiando Gestión Deportiva. Antes que ser entrenador, prefiero un cargo en el que pueda ayudar a decidir sobre las cosas que se hacen mal no solo en Alianza, sino en el fútbol peruano.

¿Cómo quisieras que te recuerden los hinchas en tu paso por Alianza, una vez te hayas retirado?

La única forma en que creo que un hincha recuerda con cariño a sus jugadores es campeonando. Por suerte ya campeoné, pero quiero hacerlo otra vez. Ese año 2004 fue maravilloso, dimos tres vueltas olímpicas: en enero contra cristal, en Agosto contra la 'U' y en diciembre -nuevamente- contra Cristal. Tres vueltas en un año. Pero eso ya pasó, quiero que me recuerden campeonando ahora.


El Alianza Lima campeón de 2004, que tuvo a Butrón como figura en la tanda de penales. La imagen que el arquero, y todos, esperamos repetir en esta campaña 2017.

Para finalizar, quisiéramos hacer una pequeña dinámica de “ping-pong”. Te lanzamos una o dos palabras y tú nos dices lo primero que se te viene a la mente.  

- Alianza: Amor.
- Jayo: Técnico, amigo.
- Reynoso: Amigo, profesional, excelente persona, caballero.
- Miguel Ximenez: Compañero con el que tuve percances; pero después, siempre una buena relación.
- ¿Hijas?: Todo.
- Universitario: …Rival (risas, pues parecía tener la intención de decir algo más subido de tono).
- Fútbol: Mi pasión.


Por: Redacción El Blog Íntimo
Fotos: DeChalaca, El Bocón, El Comercio.

1 comentario:

  1. Me parecen muy interesantes las preguntas respecto a la posibilidad de -algún día- tener a Juan Reynoso como entrenador de Alianza Lima, toda vez que nos puede ofrecer un trabajo serio con miras a obtener éxito. Sin embargo, no podemos dejar de lado que entre los millones de hinchas que somos de Alianza no estamos apoyando como deberíamos hacerlo.
    Los barristas del comando sur replican y dicen "nosotros seguimos al equipo a todos y dejamos la garganta en todos los partidos", creo que nadie dice lo contrario pero tenemos tanta ansiedad de obtener un campeonato y limpiarnos de tanto insulto y burlas que provienen de la vereda de al frente que nos volcamos contra nuestros propios jugadores y hacemos de matute un festín para los visitantes que no se sienten presionados por jugar matute sino totalmente cómodos porque la hinchada solo insulta y desea agarrar a golpes a los jugadores.
    Asimismo, todas las barras de alianza lima están dispersas por diferentes motivos (mayormente por las entradas que entrega el club) y eso también se ve reflejado en la cancha porque comando sur canta la canción "a", los de norte cantan la canción "b" y los de oriente cantan la canción "c", entonces el aliento no se siente como debería ser, mientras que en la vereda del al frente, todos cantan lo mismo y el director de orquesta es su trinchera. ¿No debería ser el comando sur el director de nuestra orquesta? si quieren ir un poco mas lejos vayan a la bombonera de boca y al monumental de river, donde todos cantan lo mismo y retumba el estadio, entonces el rival se dice a si mismo "estoy de visitante".
    Lo que debemos promover todos los que somos hinchas de corazón de Alianza y que amamos al club por sobretodas las cosas, es que no soy importante yo, ni los barristas de sur, oriente y norte, no son importantes las AT, los socios, etc. ES IMPORTANTE EL CLUB POR ENCIMA DE TODOS NOSOTROS y tenemos que empujar el carro para el mismo lado haciendo un solo puño y un solo corazón que sus latidos tengan sintonía y ritmo, que pueden haber jugadores con los cuales estemos en desacuerdo pero mientras dure el partido lo apoyemos asi se equivoque. la prensa no se tiene que enterar que un grupo de personas van a ajustar a un jugador porque los trapos sucios se lavan en casa, aprendamos a ser mas unidos y nuestro principal eje debe ser ALIANZA LIMA

    ResponderEliminar

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.