Noche Blanquiazul: dos hinchas, dos protagonistas

Escriben: El León del Pueblo y El Gran Perico

Viernes 27 de enero, 10 de la mañana, la temperatura empieza a elevarse cada vez más, mientras voy llegando al Estadio Alejandro Villanueva. Sí, aún es muy temprano, sin embargo, junto a mi compañero de redacción “El Gran Perico”, hemos tenido la oportunidad de apoyar en la organización del mosaico que se realizará en la noche. Reitero, aún es temprano, pero en los alrededores del estadio se observan rostros alegres, inquietos y cansados, casi todos acaban de llegar de viaje, vistiendo la camiseta blanquiazul. Enardece y asombra ver como muchos dejan de lado sus quehaceres y vienen desde distintas partes de nuestro país solo para estar una noche con el amor de toda su vida, puede sonar cursi, pero las cosas como son…

10:40 a.m., todo parece ir viento en popa. El material para el mosaico fue trasladado hacia la tribuna de oriente, ahora solo tendríamos que esperar la bendita autorización. Le dije a mi amigo "El León del Pueblo" que tenía una mala corazonada, que ya los policías se habían llevado mucho más temprano papel picado y que deberíamos estar atentos ante cualquier atropello. Así ocurrió. Bajo el tremendo sol, nos mandaron a sacar todas las cosas y que fueran de regreso a donde las encontramos, es decir, casi por la explanada de occidente. Incluso querían que saquemos el material a la calle, situación a la que la gente de LDO se negó rotundamente. Ahora a esperar el permiso, mientras la gente llegaba para el apoyo y el resto ya sentía la pegada del calor. A pesar de eso, estábamos motivados, con todas las ganas de hacer las cosas bien por Alianza. Nos mantuvimos firmes, incólumes, como si nada nos afectara. Estábamos cerca al mediodía, cuando el bendito permiso apareció y ahora llegaba la hora de volver a dar tooooda la vuelta con el material hasta la tribuna del sector oriente. Entre todo el ajetreo, llegaba la hora de la verdad. A empezar a preparar el mosaico. Mire a mi amigo "El León" y le dije: "bueno, estamos contra el tiempo, comparito. A sacarnos la mierda".
En el extremo izquierdo, momentos del impedimento policial para operar con el material.
Parte central y derecha, inicios del armado del mosaico.  

Y así, con bastante calor, la temperatura bordeaba los 30°, se empezó el trabajo, éramos 15, entre miembros de Los De Oriente, el Comando Svr, La Hermandad Aliancista y chicos de provincia. Marcaciones de tiza en el suelo para irnos ubicando mejor, papeles por aquí, papeles por allá, mientras las gotas de sudor iban resbalando por el rostro de los diferentes participantes. Era algo ilógico, parecía que el tiempo pasaba lento, pues el bochorno era insoportable, sin embargo, cuando menos nos dimos cuenta, ya eran las 2 de la tarde y otros encargados nos llamaban para almorzar. Un rico estofado de pollo y una botella de jugo de maracuyá bien helada, nos tranquilizaron por un momento. Bueno, por un momento, nada más, aún había mucho que hacer y poco tiempo del cual disponer… la fiesta aún estaba en proceso.

Hubo problemas de coordinación, cosas que se entienden, pero teníamos que apurarnos. Estábamos contra el tiempo y el sol, inclemente, que no perdonaba nada. Teníamos que seguir, con el apoyo de los grupos mencionados, sudando la gota gorda, esperando que todo este sacrificio valga la pena (en el fondo, sabíamos que así era). Todos los chicos se pusieron la camiseta, pues con el calor y cansancio, nunca pararon. Se acercaba la hora en que se tenía que abrir la puerta para el ingreso de la gente y aún nos faltaba, era poco, pero nos faltaba. El público ya estaba adentro, sacamos manos de todos lados y al final se pudo acabar. Ahora, esa misión había concluido. Quedaba la otra, estar atentos a que la gente no tire ni rompa los papeles.

Pues sí, Perico, salíamos de una para entrar en otra. Pero lo que me sorprendió es que, a diferencia del año pasado, esta vez la gente estuvo más predispuesta a colaborar. Pero bueno, vamos por partes. Ya el show había empezado, Camagüey estaba en el escenario, posiblemente algunos no sean seguidores de esta agrupación, pero  cumplieron, pues además de cantar ciertas salsas clásicas, entonaron algunas canciones blanquiazules para finalmente concluir con el himno de Alianza Lima. Aquí quiero hacer una pausa, si bien gran parte del estadio, con la mano en el pecho, cantó el himno con mucho entusiasmo, aún existen muchas personas que no lo saben. Este tema no es tan sencillo como para decir “las cosas nacen de uno mismo” o recriminar a todos. Por eso pienso que el club debería apoyar a culturizar a su gente, aprovechando las pantallas que AOC aportó en el estadio, cada fecha, sin interrupciones, se debería  difundir las letras del himno por ese medio y entonarlo. Poco a poco hasta que se convierta en un hábito.

Coincido, León. Creo que, en vez de criticar a la gente y tildarlos de turistas, se les debe enseñar para que puedan aprender el himno. Es una obligación que todo hincha sepa el himno, que el club colabore poniendo las letras en las pantallas, no por gusto hay 3 pantallas grandes. Pero esa es la idea, concientizar a la gente y no criticarlos, pues NADIE tiene el derecho de fregar a otros. El que va al estadio lo hace por Alianza y no para restregarlo en la cara de los demás. Bien, llegaba la presentación de los jugadores. El más aplaudido fue Leao, sin duda. Una presentación pobre, sin brillo, hasta aburrida diría yo. Ni el sonido estaba claro. Pero ahí estaban los responsables de mejorar las cosas esta temporada, de devolvernos la ilusión y sacarnos campeones luego de 10 largos años. Mucha presión, ¿no? Pero la gente debe de entender que es el primer partido del año, ante un rival armado y que se conoce. Bueno, esa es otra historia. Y llegaba la hora del encuentro, ante la impaciencia de la gente y nosotros nerviosos por el mosaico, se acercaba el momento de la verdad, ya que los policías quitaron los globos y el papel picado, todo dependía del mosaico. Y por fin, llegó la hora clave...

¡Señores, por favor, cuando se dé la señal, párense, levanten el papel de forma horizontal, extiéndanlo totalmente! 3, 2, 1… y el mosaico se empezó a componer, como lo dije, la gente estuvo más predispuesta que el año pasado. Por ahí pude ver a unos niños parados encima de los asientos, entusiastas ellos… todos colaboraron, todos sonriendo. Se miraban unos a otros, no sabían lo que estaban armando, solo sabían que lo hacían por Alianza. Al frente se observaba las luces de las cámaras que seguramente estaban grabando o capturando el momento. Desde Sur venía el cántico ”… soy de Alianza (sí señor), es un sentimiento (de corazón), no puedo parar…”, mientras las palmas de norte iban acompañando este espectáculo. Un verdadero mosaico, nada de intentos, ni posteriores retoques con Photoshop… ese fue el cariño del pueblo para el único grande del Perú.
Para él único grande del Perú
Así es, suscribo lo que mencionas, León. Un verdadero mosaico, con las luces encendidas, como debe ser. Encima, nos dimos la pana de bajarlo y volver a levantarlo, agitando los papeles al ritmo de: "el que no salta, una gallina...". Una gran presentación, lo mejor de la noche, y de eso somos parte todos. Que el hincha entienda que la fiesta no depende solamente de la barra, sino de todos los que van al estadio y tienen que participar, sentirse parte del espectáculo. Bien, luego vimos el mosaico por fotos y realmente fue genial, espectacular. Lo mejor de la noche, repito. 
¿El partido? Es muy apresurado sacar conclusiones. Solo diré que yo prefiero perder ahora, en estos encuentros, jugando a algo, al menos, pues ahora si generamos varias opciones de gol. Prefiero eso a ganar como sucedió el año pasado contra Emelec, sin saber leer ni escribir y que muchos hinchas se engañen. Si hay que perder, que sea ahora. Si hay que corregir, que sea ahora. Pero el hincha debe tener más paciencia, puteando a los 10 minutos no se van a arreglar las cosas.
Se entiende esa presión de 10 años sin títulos, pero para que los jugadores se sientan comprometidos con el proyecto, hay que tener un ápice de paciencia. Hasta para presionar al equipo, hay que ser inteligentes y saber cuándo…

Claro que sí, estimado Perico, pero de todas maneras no quiero dejar de mencionar algunas cosas, en líneas generales, por ejemplo, lo más flaco de la noche fue la defensa, aún no hay una conexión entre ellos y tampoco quien asuma el liderato. El medio estuvo regular, por momentos ejercieron buena presión, quizás los mejores momentos de Alianza, en ambos tiempos. Por otra parte la delantera no lo hizo mal, hubo ocasiones. Lo que está claro es que el equipo no tuvo buena resistencia física y que se necesita más, pero más trabajo. Hay que tener en cuenta que el campeonato está a la vuelta de la esquina…

De esta manera concluyo la noche, con la unión de la hinchada para sacar adelante un mosaico que desde su inicio encontró diversos impedimentos, con algunos rostros de preocupación por el accionar del equipo, molestias por la mala organización del evento y otros cansados por el trajinar del día, pero, a pesar de todo, felices por volver a casa.
Así empezamos este año ¡¡Arriba Alianza!! 


3 comentarios:

  1. Gracias a todas esas personas que son el empuje gracias comandosvr gracias oriente.... Y gracias a todas las personas que aportaron para que se realize el mosaico... Fui participe del mosaico y al ver las fotos digo yo fui parte de esto y soy parte de alianza hasta la muerte...


    Arriba alianza !!

    ResponderEliminar
  2. Fue grandioso participar en el mosaico, es cierto lo que dices:"nadie sabía lo que hacía pero lo hacía"; esto es algo que contare a mis hijos: fui parte de uno de los más lindos mosaicos del fútbol peruano. Gracias por todo el amor y esfuerzo que hacen!!

    ResponderEliminar
  3. Gran articulo en el cual refleja la pasión y entrega de la verdadera hinchada aliancista.

    ResponderEliminar

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.