Un infierno blanquiazul

Alianza Lima 0 - Alianza Atlético Sullana 0

Este Alianza ha tocado fondo. Ya no es irregular como le criticábamos, ahora apostarle en contra es lo más seguro. Contra Alianza Atlético volvimos a ver un once lento, estático, monótono, predecible y aburrido, un equipo sin movilidad ni velocidad, sin alternativas en ataque ni desde el banco, un cuadro al que hace rato se le acabó el crédito y que, por si fuera poco, no muestra si quiera rebeldía ni reacción frente a la crisis futbolística que vive. Si acaso mostró buenas intenciones, pues de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno.

Escribe: Don Cornelio - EBI
El mismo equipo que decepcionó en febrero y en junio no va a mejorar en setiembre. Alianza es un manojo de nervios y de buenas intenciones que se conduce solo al infierno.
La ficha del partido:
Mis primeras impresiones: EBI - En Caliente

Primer Tiempo: Alianza comenzó presionando pero ni lo hizo con profundidad ni le duró mucho. El equipo de Mosquera se mostró de inmediato como se suele mostrar, rotando el balón de posición en posición pero sin cambio de ritmo, sin cruces ni movimientos, y entonces nunca rompió la línea defensiva planteada por Roverano. En algún momento hubo once sullanenses detrás de la línea del balón y once victorianos que parecían camotear pero que perdían la pelota siempre en tres cuartos de cancha.

La primera de gol, si así podemos llamarla, llegó recién al minuto 28', lamentablemente Pajoy no pudo definir bien el inexacto pase de Montaño, quien se cansó de mandar bombitas rechazadas siempre por los defensas churres. Y como todo lo que sube, baja, después Alianza Atlético hasta se dio mañana para complicarnos, pero de todas formas la primera mitad acabaría empatada sin luces y con muchas sombras tras una pifia descomunal de Bazán.
Montaño se cansó de mandar su pase bombeado y no generó ningún peligro para el rival. Lamentable decirlo, pero fue un grueso error su contratación.
Segundo tiempo: Mosquera sacó a Landauri para poner a Pando, pero esa no fue la razón directa de la presión que, por cerca de quince minutos, ejercimos sobre Alianza Atlético en la segunda mitad. Más con ganas que con ideas o rendimiento táctico, Alianza empezó a llegar a la línea de fondo y a sacar centros al corazón del área, sin embargo las dos o tres que generamos las desperdiciamos antes del puntillazo final. Ni Pajoy ni Ramírez ni Bazán pudieron aprovechar el envión anímico.

Después entraron Mimbela por Bazán y Larrauri por Montaño, pero el chato no se mostró movedizo como en otras ocasiones y el ítalo-peruano nunca se mostró, entonces apenas vimos un rebote en el área que rechazaron bien los norteños. Tras ello, sólo una falta en el borde del área que remató precisamente Mimbela y que, sí por el rebote y no por buena ejecución, se fue besando el vertical. El último aliento fue un corner vergonzosamente desperdiciado por 'la amenaza', y así terminó el suplicio.
El año es insostenible. Desde lo institucional hasta lo técnico-táctico y futbolístico, el Alianza de Mosquera nos recuerda la nuestras peores versiones del 2000 o del 2008.
Apreciaciones finales: Ya sabemos bien que Alianza juega a nada, es repetitivo decirlo. Ayer durante el partido pensaba en Míguez, en Costa, en Guevgeozián, en el Alianza de Sanguinetti que no era tan insufrible como es el de Mosquera. Jugábamos 'feo' pero no tanto, ¿o sí? La culpa de este terrible equipo la tienen Bustos, Gayoso, Zevallos, el propio Mosquera la tiene porque lo aceptó y porque, aunque quisiéramos darle el beneficio de la duda, fecha a fecha nos muestra que no hay trabajo alguno. Y como cereza del postre, la tienen los que ingresan al campo, quienes se muestran cada vez menos capaces de jugar un buen partido, un buen tiempo, si quiera algunos buenos minutos.

No pido se corten cabezas porque las primeras que deberían rodar serían las de las oficinas del Club. No pido la salida de nadie porque no estamos en condiciones de afrontar el éxodo de nadie, mucho menos un éxodo masivo. Sólo pido que para el 2017 se arme un equipo competitivo que al menos no nos averguence como lo hace este. Un equipo que no sea sólo buenas intenciones y que dé vuelta de su camino al infierno.

Próxima cita: Comerciantes Unidos, el mejor local del campeonato, nos recibirá en Cutervo para prolongar nuestra agonía. Con todo, ahí estaremos, por los colores. ¡Arriba Alianza!

Fotos: Depor, Líbero, El Bocón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.