¡Estamos nosotros!

Sporting Cristal 1 - Alianza Lima 3

Cuando el 17 de mayo se dio el aciago momento en el que el equipo, absolutamente descontrolado, cayó en faltas graves, acarreando la suspensión de seis jugadores, cinco de ellos habituales titulares del entonces entrenador, Guillermo Sanguinetti, muchos creímos que lo peor apenas estaba por venir, ¿por qué?, porque se venía un difícil partido en Loreto (que terminamos perdiendo), el clásico y posteriormente (después del receso por la Copa América) otro duro choque ante el siempre candidato Sporting Cristal. Alianza tenía un rumbo incierto que acabó disipándose con la renuncia del 'topo' y una suerte de sinceramiento colectivo. Y es que, aparentemente, aquel partido ante Garcilaso en Matute fue el fondo que necesitaba el equipo (y, espero, algunos jugadores) para, en base a disciplina y compromiso, salir del mal momento con humildad y trabajo. Roverano, que, desde ya lo digo, no es un DT para Alianza (o por lo menos no aún), lo sabe mejor que nadie. El clásico se ganó en un partido corajudo y ordenado, y la consigna era no perder esas características ante Cristal después de más de un mes. Felizmente, una vez más, salimos airosos.

Alianza Lima derrotó a Sporting Cristal en el Nacional por 3 a 1, y así lo vimos.

Costa volvió después de cumplir su suspensión, y Preciado volvió a bailar con la blanquiazul puesta.
Por Alejandro de Cotabambas (Twitter: @a_cotabambas)

Primer tiempo

Alianza (y sus conocidas ausencias) salió bien a la cancha del Nacional para enfrentar al actual campeón peruano. Hizo un primer tiempo inteligente a partir de un orden defensivo y presión en el medio campo. La eficacia de los de arriba sería clave, pero antes hay que decir que la solidez de un equipo parte siempre del arco, donde Leao Butrón, desde los primeros intentos rimenses, se iría erigiendo como la gran figura del encuentro. Pero los celestes siempre en la suya, tratando de triangular con sus buenos argumentos técnicos en ataque. Fue así que Irven Ávila se hacía peligroso con sus incursiones, felizmente siempre bien barajadas ya sea por Araujo, Aparicio o por el propio Leao. Alianza no se quedaba atrás. Costa y Guizasola se asociaron bien por la derecha, y por el centro la movilidad de Preciado que se mostraba siempre como opción de pase, ya sea para triangular o para intentar culminar las jugadas. No obstante, Alianza atacaba con criterio, sabiendo perfectamente que no podía arriesgar demasiado, y a eso me refiero con lo de "inteligente". Por la izquierda Landauri y Trujillo cuidando su banda, y por el centro Mimbela, quien tendría su partido soñado, que desplegaba su capacidad creativa apoyado en Atoche y Albarracín, los recuperadores, que tuvieron un primer período destacado.

El gol aliancista llegaría a los 13 minutos, vía penal, luego de una falta cobrada a Gabriel Costa. Mimbela fue el ejecutor y lo hizo perfecto. Un zurdazo potente al centro del arco. El portero celeste nada pudo hacer y así Alianza cantaba el primero. La tónica del planteamiento no cambió, más allá de que Cristal, naturalmente, se fue con todo en busca del empate. Apelando al mismo juego (que consistía en neutralizar en primer lugar lo que hacía el rival y luego atacar con sapiencia) Alianza Lima consiguió el segundo tanto, esta vez obra de Preciado tras una muy buena jugada de Costa por el sector izquierdo del campo rival. La pasividad de la defensa cervecera fue cómplice también. De este modo el colombiano anota su segundo gol consecutivo (y también ante un rival tradicional) en el Apertura.

Preciso momento: Mimbela le "rompió" el arco a Araujo. Fue el primero de la tarde.
Resumiendo. Durante todo el primer tiempo, la virtud aliancista fue, nuevamente, no dejarse marear por el resultado parcial a favor y por el hecho de que el rival se venía encima. Trató siempre de recuperar y salir lo más rápido posible hacia área contraria. Fue así que, en los mejores momentos de Cristal del primer tiempo, es decir, poco antes de que este finalice, Mimbela nos regaló otro golazo. Esta vez un remate desde fuera del área que se colgó en un ángulo, dejando parado a Araujo. Hermoso tanto que coronó una gran actuación del volante blanquiazul antes del descanso.

Segundo tiempo

Lo que sucedió en los segundos 45' me hizo recordar ineludiblemente a Sanguinetti y su extraña manía de malograr lo bueno que lograba dentro de un mismo partido. El partido no había cambiado su tenor, lo que haría imaginar que Alianza seguiría haciendo goles ante la poca contundencia del rival. Sin embargo, al minuto 54, Roverano efectúa una extraña variante que dejó sin palabras a muchos: sacó del campo a Mimbela, que estaba haciendo un gran partido, para hacer ingresar a Mejía. Hasta ahora no se sabe con claridad si Mimbela estaba lesionado, cansado o cualquier cosa que ameritara su sustitución, pero lo cierto es que, con la entrada de Mejía, Alianza perdió peso ofensivo y se dedicó casi íntegramente a defender su ventaja, cediéndole terreno a un equipo con tantas variantes como Cristal. Mejía (un joven con mucha proyección, desde luego) nunca logró acentuarse en el campo de juego, donde ni atacó bien ni defendió bien, mientras que los rimenses ya se hacían plenos dominadores de partido y el descuento parecía ser cuestión de tiempo. En este contexto la figura de Butrón se hacía cada vez más importante y gigantesca. Tres o cuatro situaciones claras de gol fueron neutralizadas por el experimentado golero (incluyendo un notable atajadón tras cabezazo de Cazulo). Sin embargo esto no sería eterno, pues a los 72' tras una pelota parada Cristal consiguió el descuento gracias a Renzo Revoredo, quien de cabeza pudo al fin batir a Butrón y darle algo de vida a su equipo. Luego de ello, Alianza pasó momentos de zozobra en base a errores propios sobre todo en la salida, cuando Atoche y Albarracín, que hasta ese momento habían hecho un gran partido, se tocaron de nervios y pusieron al descubierto a nuestra defensa en más de una oportunidad. Los ataques y faltas evitables cerca del área hicieron temblar la ventaja grone, pero lamentablemente para el rival sus delanteros estaban con la mecha apagada y, así, Cristal pagó una vez más un caro precio por su poca contundencia. Alianza, por su parte, se llevaba una victoria importantísima que lo mete entre los cuatro primeros del Apertura.

La figura


Debió ser Mimbela y sus dos golazos, pero el trámite del partido (y el que considero fue un error grave de Roverano) le dio más peso a las respuestas de un enorme Leao Butrón, que para mí fue el jugador más importante del triunfo íntimo.

Apreciaciones finales

Gran triunfo aliancista que no debería eclipsar las evidentes falencias individuales, colectivas y de la propia dirección técnica. ¿Acaso Roverano tuvo en Sanguinetti una especie de maestro? Si fue así (cosa que no me sorprendería) lo ideal sería que siga lo positivo de su línea: el rigor táctico, la presión en salida y la contundencia; pero que no emule sus experimentos in situ, esos que nos costaron tantos puntos y partidos decisivos. La victoria se construye no solo de aciertos en planteamiento sino también de automatismos. Si algo falla, evidentemente hay que replantear, pero si el plan no está fallando, ¿para qué tocarlo?, pero bueno, es una simple opinión.

Lo que sí es muy rescatable es que este equipo "de emergencia" ha sacado seis puntos de los últimos nueve posibles, siendo esos seis puntos ante rivales siempre placenteros de vencer como Universitario y Sporting Cristal. Alianza Lima, de esa forma, sigue saliendo airoso de su mal momento extradeportivo, cosechando triunfos sin varios de sus habituales titulares. Para la próxima fecha se sumarán Cueva y Miers pues en esta fecha han cumplido su suspensión. Pablo Míguez tendrá que esperar todavía cinco fechas más, pues su sanción (ocho fechas) no fue reducida por la Comisión de Justicia tras las apelaciones de Alianza.

¿Hasta cuándo?: Gustavo Zevallos y su responsabilidad de elegir pronto al nuevo DT aliancista.
¡¿Y el nuevo DT?!

Ya ha pasado buen tiempo y todavía no hay novedades sobre el nuevo entrenador del primer equipo. Hasta ahora lo único que ha hecho Christian Bustos al respecto fue nombrar a Gustavo Zevallos como Gerente Deportivo, delegándole la responsabilidad de elegir y contratar al nuevo estratega. Lamentablemente, entre muchos nombres que lanza la prensa, todavía no sabemos quién tomará las riendas blanquiazules. Esto constituye, evidentemente, una desventaja con respecto al resto de equipos. El Apertura lo hemos debido empezar ya con el nuevo entrenador, que debió tener tiempo incluso de conocer y probar las capacidades de sus dirigidos. Ahora que el Apertura ha comenzado un cambio de DT podría tener efectos no esperados. Esperemos que no sea así. Lo que es claro, como dije anteriormente, es que, independientemente de que los resultados le favorecen hasta ahora, a Roverano le falta mucho recorrido aún para dirigir a Alianza. Repetirse errores pasados como con José Soto (quien en resumen hizo sus prácticas con el primer equipo) nos alejaría de los objetivos. Espero que la dirigencia le dé la prioridad debida a este trascendental tema.

Próxima cita 

Alianza se medirá con otro complicado equipo, Unión Comercio de Moyobamba. El partido será el domingo 12 de julio a las 4 pm en el Alejandro Villanueva.

¡ARRIBA ALIANZA!

Fotos: Líbero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.