Comercio cerrado

Alianza Lima 2 - Unión Comercio 0

Fue muy parecido al partido jugado frente a Garcilaso: tuvimos todo el protagonismo con la posesión de balón frente a un equipo que había llegado a Matute con la clara intención de resguardarse en su campo y no salir así toquen la puerta mil veces. Y frente a equipos así, a Alianza le cuesta demasiado generar peligro. Hoy fue una combinación de rival replegado más arquero rival en buen nivel y mala puntería de nuestros delanteros la que hizo que tarde tanto en llegar el primer gol. Por lo menos, ganamos. Aunque siempre Alianza Lima debe apuntar a su objetivo histórico: ganar jugando bien.

Desde el inicio ya se veía que Unión Comercio había llegado a Matute a especular antes que a proponer. Ya uno podía vislumbrar cómo se iba a desarrollar el partido: sin un habilitador nato, los delanteros iban a estar erráticos pues los volantes creativos no iban a poder pasar el cerrojo que el visitante quería imponer. Aún así, pudimos generar algunas oportunidades desde los primeros minutos: a los 9’ casi le sale un golazo a Guevgeozián cuando, al ver que no podía darle de otra forma, impactó con el taco un centro y casi cuelga a Ruiz, el arquero de Comercio que empezaba a convertirse en figura. El plantel de Alianza se iba volcando al ataque aunque con poco éxito, generalmente Khan y Ponce, volantes ofensivos en el partido de hoy, no lograban pasar a los contención de Comercio y dejaban al equipo al merced de un posible contragolpe que el rival podía iniciar aprovechando la rapidez de Meza Cuadra. Sin embargo, salvo un remate de lejos que complicó a Forsyth, no hubo mayores intentos por parte de Unión Comercio para adelantarse en el marcador. Alianza tuvo dos chances más en los primeros 45’: una que el armenio se encuentra la pelota en mitad del área y de espaldas al arco y patea, como todo delantero debe hacer, en primera. Ruiz estuvo nuevamente bien ubicado y le tapó el remate al grone. La segunda fue un intento de Ponce desde fuera del área que también pudo controlar Ruiz. Le faltaban ideas al equipo para la segunda mitad.

Teniendo en cuenta el nivel mostrado en el primer tiempo por el equipo, a nadie le sorprendió que entrara Cedrón para la segunda parte. Era entendible que no lo haya puesto de titular: salvo entrenamientos, no ha jugado a ritmo competitivo desde el clásico amistoso de verano. Pero para 45 minutos sí estaba y el juego sí pudo verse un poco más dinámico con su entrada. Por lo menos empezamos a llegar más y a generar más opciones de pelota parada, tanto tiros libres como córners, que podían ser aprovechados por la buena pegada de Trujillo y, en menor medida, de Ponce. Con la salida de Míguez, luego de ganarse su quinta amarilla en el torneo, por Landauri, el juego se dinamizó. Hubo un periodo de, aproximadamente, 10 minutos en los que Alianza generaba oportunidades reales, sin recurrir al pelotazo ya acostumbrado en la era Sanguinetti, que eran detenidas por un portero Ruiz que iba creciendo cada vez más. Una falta, al borde del área, de Iglesias sobre Guevgeozián se convirtió en expulsión para el hombre de Comercio y en oportunidad para Alianza. Todos esperábamos que, ya que no se lograba con la pelota en el piso, al menos la zurda de Trujillo nos salve el día. Y qué cerca que estuvo de lograrlo, el travesaño le dijo que no. A los pocos minutos entraba Gonzáles-Vigil por Guizasola y en la primera que tuvo casi la manda al fondo pero nuevamente Ruiz detuvo el disparo. Parecía que no entraba nada en el arco de Comercio ni teniendo superioridad numérica.


El Capitán grone marca su gol 21 con camiseta blanquiazul

Es en ese momento cuando Cedrón, en su debut oficial, influyó en el gol de Alianza. Si en el clásico de verano había sido entregando un señor servicio al Zorrito Aguirre para su gol, en este partido “Vican” provocó una falta en contra suya dentro del área por parte de Trauco, quien sería expulsado. Así como venía tapando Ruiz en el partido, todos pensamos un poco que por ahí que tapaba hasta el penal. Por suerte, no fue así. El especialista grone en penales, el Colo Ibáñez, se encargó de cobrar la falta e inaugurar el marcador. Era el uno a cero, el gol que tanto se había tardado en llegar. Ya con superioridad de dos hombres, el partido estaba controlado. Luego de un tiro libre al palo, Junior Ponce recibiría luego el balón de González-Vigil, avanzaría y mandaría un pase preciso para que Aguirre defina con el muslo, la mande adentro y desfogue la rabia contenida de poder marcar, por fin, en el Torneo del Inca. Esto fue ya en los minutos finales por lo que no habría ya tiempo para más acción y los tres puntos se quedaban en Matute.

Primer gol del "Zorrito" en el presente Torneo 

Seguimos invictos en el Torneo del Inca, lo cual no debería extrañarnos tanto pues, salvo en los minutos iniciales del segundo tiempo del partido ante Cristal, la defensa y los volantes de contención han tenido un buen desempeño cortando las jugadas de peligro de los rivales. El problema va más de la mitad para adelante. Nos cuesta demasiado generar peligro ante rivales que vienen a encerrarse y especular, cuando el rival es más abierto y quiere salir a jugar y proponer (por ejemplo, el clásico de verano o ante Cristal) Alianza se siente más cómodo y el partido, incluso, se vuelve más entretenido. Ante rivales que se han encerrado en Matute – como Garcilaso o Comercio – Alianza recurre al pelotazo excesivo. El ingreso de Cedrón dio nuevos aires a la ofensiva grone y es algo para reconocer. Pienso que, a diferencia de lo que puede opinar Sanguinetti en medios, sí puede que se esté dando una fusión de estilos de juego: uno que sea “a la uruguaya” – como la ha bautizado la prensa – y otra que es la “tradicional” aliancista, que es lo que se intenta con Ponce y Cedrón. Por ahora, la fórmula va dando resultados, pero existe la posibilidad – alta, a mi parecer – de que el equipo se vuelva predecible. Esperemos que haya variantes en caso suceda eso. Por ahora, nos sirve para estar segundos en nuestro grupo del Torneo.

La próxima fecha es la última de la primera rueda del Torneo del Inca y nos toca enfrentar a Inti Gas en Ayacucho, quienes están, al cierre de esta crónica, últimos en el grupo y con un partido menos por jugar. No podremos contar con Míguez – suspendido por acumulación de amarillas – por lo que probablemente Molina entre como titular. Asimismo, estaremos a la espera de ver si Cedrón arranca como titular y como se para el equipo con esta nueva formación, sin llegar a caer en una Cedrón-Dependencia. Con una mejora en el ataque ya podremos empezar a ver con mejores ojos a este Alianza, a quien, juegue en donde juegue, su pueblo lo estará siguiendo.

Nota 1: La hinchada aliancista no olvida del reclamo presentado a la Federación sobre el Campeonato de 1934. Ayer, el Comando desplegó una banderola haciendo alusión a nuestro legítimo Tetracampeonato de los años ’30. Ya se presentaron pruebas contundentes respecto a la legitimidad de dicho título y el Club y la hinchada estamos a la espera de un justo pronunciamiento al respecto.



¡ARRIBA ALIANZA!


Fotos: Club Alianza Lima, BarraBravaPhotos

1 comentario:

  1. Comparto mucho tu punto de vista,aún así teniendo a los jugadores en el equipo y habiedo variantes,es preocupante la manera como nos cuesta llegar al arco,mucha imprecisión,si bien es cierto q hubo disparos q chocaron al arco,falma más serenidad y orden colectivo en los delanteros,por el bien del equipo y de fútbol ojalá no se pierda esta "tradición" ese estilo de juego q tanto qurremos los hinchas....a mejorar Alianza ...te llevó en mi corazón....

    ResponderEliminar

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.