Crónica de un "clásico" caliente

Con gol del 'zorrito' Aguirre, Alianza se llevó el primer "clásico" del año

Se dice que no hay "clásico" amistoso y eso se demostró la noche de ayer en el renovado Estadio Nacional. Dos equipos que salieron a la cancha a dejarlo todo y a demostrar, cada uno con su libreto, cuál es el mejor. Universitario, vigente campeón, con una idea de juego clara y tras haber mantenido la base del año anterior, hizo lo suyo. Alianza Lima, aún con muchas incógnitas en cuanto a funcionamientos y automatismos tácticos, pero mostrando claras mejorías individuales con respecto a sus presentaciones anteriores, le hizo frente con gallardía. Las tribunas colmadas, bandas, música, y la fiesta armada, ingredientes precisos para el, guste a quien le guste (o viceversa), partido más tradicional e importante de nuestro balompié. 
Y es que el amor no conoce de camisetas. Harto color (y calor) en las tribunas del Nacional.
Y para ser un partido aún de pretemporada, el espectáculo, aunque no fue como para ponerlo en un cuadro ni mucho menos, no decepcionó. Sin más preámbulos, vayamos a lo que fue el "clásico" del verano 2014. Partido que se llevó Alianza, ampliando su superioridad estadística partido a partido frente a la 'U'.

Y con ellos empezamos:
El once del "vamos": Forsyth; Ibáñez, Aparicio, Guizasola, Trujillo; 
Míguez, Atoche, Costa, Ponce; Aguirre y Guevgeozián.
Primer tiempo

Los primeros 45' fueron muy trabados y con pocas oportunidades para ambos bandos. Se vio un Alianza que intentó hacerse sólido abajo para en base a ello contragolpear. La 'U' presionó, recuperó y tuvo la pelota, fiel al estilo que Comizzo impuso el año pasado y que le valió obtener el título. Cuando la blanquiazul atacó hubo mucho desorden y la crema recuperaba rápido. Cuando Universitario atacó tuvo orden, pero Alianza se defendió bien. Aparicio tuvo un par de pifias pero felizmente no fueron capitalizadas. La más clara estuvo en la zurda de Trujillo tras un tiro libre que muchos gritaron como gol desde oriente. Más de eso no hubo.
El 'rifle' Guevgeozián las peleó todas, pero fue bien controlado por la defensa crema.
Cedrón y Aguirre cambiaron todo

El dominió de la 'U' se consolidó en el segundo período. Alianza aceptó el protagonismo de su rival y se preocupó únicamente por evitar que su arco sea batido. Y así se mantuvo el cotejo hasta los sesenta minutos, aproximadamente, cuando ingresaron Cedrón y Molina por Costa y Atoche, y posteriormente Landauri. Para ese momento, la figura de Pablo Míguez había crecido exponencialmente. El uruguayo se hizo impasable en el medio campo blanquiazul. De hecho, una recuperación suya generó un gran contragolpe que acabó en el gol de Wilmer Aguirre, tras un magnífico servicio de Víctor Cedrón, quien debe ser el jugador más convincente de los últimos dos partidos. El joven trujillano tiene talento, frescura y panorama; el pase al 'zorrito' fue milimétrico. Al añadirla al arco crema la mayoría del estadio se vino abajo. Gol de Alianza Lima y ganábamos a pura eficacia, pues en el trámite del juego la 'U' seguía siendo muy superior.

Míguez, la nueva muralla

Sin convencer en su juego anterior, el uruguayo Pablo Míguez, en un partido caliente e importante como un "clásico", empezó ya a ratificar sus credenciales. No le den la pelota tanto ni esperen que haga maravillas con ella, pero cómo raspa, quita, estorba, muerde. Sin dudas su virtud está en contener las arremetidas rivales, y en eso ante la 'U' es una buena prueba, pues en elaboración ofensiva (lo que no incluye la conclusión de las jugadas, que es cuando le faltan argumentos) es actualmente muy superior a Alianza (y probablemente superior a la mayoría de equipos peruanos de hoy en día). Míguez necesita más minutos y más paciencia de la hinchada. No todos los jugadores se adaptan tan rápido a un nuevo hábitat.
No lo dejaron: Gabriel Costa estuvo bien marcado, pero sigue mostrándose interesante.
A Costa también le cuesta

El otro jale uruguayo, Gabriel Costa, también tuvo un partido aceptable. Se nota que tiene las ganas, el cambio de ritmo y el vértigo. Se nota que si le das uno o dos metros de ventaja te puede dibujar; pero lo que le falta es buscarse el espacio. Suele arrancar jugadas donde la marca de los equipos rivales se acentúa (ni que fuera Messi o Cristiano para hacer tamaña cosa) demostrando que se tiene mucha fe, pero así se va perdiendo en el partido, es absorbido, no trasciende y por lo tanto no le sirve al equipo. Una buena dosis de 'ubicaína' le haría bien. Arrancar desde atrás pero con compañía le haría incluso mejor. Si es por izquierda podría ser con Trujillo o Aguirre, si es por derecha podría ser con Ponce, pero que no vaya solo. O si quiere ir solo, que vaya como segunda punta. Que gane espaldas. Ahí tiene a Cedrón o a Ponce, buenos lanzadores. Talento tiene pero no ha de lucirlo sólo en su beneficio, tiene que jugar para Alianza porque juega para Alianza.

Kahn, Montes y Landauri, los 'tapaditos'

No les pesa la camiseta. Entraron conchudos, frescos como lechuga, hicieron de las suyas con personalidad y le dieron algunos dolores de cabeza a la defensa 'merengue' en el último tramo del partido. Gracias a ellos, Alianza lució mejor sobre el final. La 'U' siguió encima, pero con cierto resguardo. El gol fue un golpe de nocaut y estos tres amenazaban con meter otra 'pepa' en el arco de Carvallo, incluso uno de ellos estuvo cerca de meterla con la complicidad de un defensor de Ate. Landauri, hábil y técnico, Kahn, muy veloz, y Montes, aguerrido y pesado como delantero (perfecto recambio de Guevgeozián). Que los suplentes hayan arreglado ciertas cosas dentro de la cancha ha de darle un mensaje a Sanguinetti. Esperamos que lo reciba bien.
Aguirre grita su gol frente a la tribuna norte.
El resto cumplió

La defensa grone estuvo a la altura. Ibáñez y Forsyth enormes (este último tapó dos mano a mano que bien pudieron haber cambiado la historia), Koichi, hay que asentarse, no estamos para bloopers. Guizasola hizo poco pero cumplió, Trujillo viene marcando mejor desde hace rato. Bien por él. Atoche también viene bien, pero deja la sensación de que él y Míguez no se complementan, hasta se estorban. Hay que verlo. Ponce sigue intermitente pero con eso le basta para ser uno de los más peligrosos arriba. Aguirre, puro corazón, le tocó anotar esta vez, espero que se motive. Guevgeozián no dio ninguna por perdida, pero no tuvo ni una clara. No desentonó.

Universitario tuvo más la pelota, elaboró mejor, se mostró mejor, pero no la metió. Alianza dio cátedra de eficacia pero no convence aún en cuanto a funcionamiento. Se notó que un equipo recién empieza a cuajar mientras que otro ya está rodado. Al césar lo que es del césar, la victoria se vio injusta y deslucida, pero hablamos de fútbol, donde al final se habla de goles y resultados, mientras que la justicia pasa a un plano anecdótico. Asimismo, y vale recalcar esto, cuando en un "clásico" es Alianza el que propone y el resultado nos es adverso, al día siguiente se habla de "garra" en todos los diarios. 

¿Alianza ganó con "garra" este "clásico"?, según obtusas lógicas, sí, pero aquí no nos conformamos con esa versión del discurso. La blanquiazul debe afinarse, mostrar una idea clara de juego y empezar a obtener resultados en base a ello. Si nos conformamos sólo con resultados favorables, sin evaluar lo que se está mostrando en el verde, podría sucedernos lo del año pasado: inicio abrumador, final de terror. Y de eso ya estamos curados. O deberíamos.

¡ARRIBA ALIANZA!

Fotos: La República / Club Alianza Lima

1 comentario:

  1. Felicitaciones, a pesar de ser crema reconozco las crónicas bien hechas como esta, y concuerdo en que la fiesta del clásico es incomparable a cualquier otro encuentro de nuestro balompié. La verdad ambos equipos dejaron mucho que desear, por una parte Universitario estuvo falto de esa verticalidad que nos proporcionaba Guastavino y el Chapu cuando ingresaban en el segundo tiempo; por el otro, a Alianza, salvo algunas individualidades destacables moderadamente, se le vio tal como en el partido contra Rentistas, sin una idea clara de juego acorde a las expectativas del hincha, en otras palabras, a mi parecer, parecía un equipo que apostaba sólo a defender y contragolpear lo más eficientemente posibles. Esperemos que ambos equipos mejoren con el transcurrir de sus respectivos partidos, y suerte para Alianza en la Sudamericana, esperemos que haga un buen papel. Saludos !

    ResponderEliminar

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.