Para decir adiós

Sporting Cristal 1 - Alianza Lima 0

Habíamos dicho innumerables veces que Alianza no tenía margen de error para esta liguilla. Las últimas tres actuaciones del equipo resucitaron la ilusión en la hinchada, de modo que el milagrito comenzaba a hacerse más palpable. Ya no estábamos tan lejos. Era posible dar pelea hasta el final. Garcilaso se desinflaba. Vallejo perdía puntos. Cristal pecaba de irregular. Alianza llegaba entonado. Impulsado por la fiereza de su hinchada, a pesar de las trabas dirigenciales impuestas por los altos precios de las entradas; la fe de la hinchada blanquiazul suele ser inquebrantable y ejemplar. Se demostró. Y hoy el Comando acompañó en el Alberto Gallardo. Hoy estuvo todo, excepto la victoria, ¿qué pasó?, podremos decir muchas cosas. Desde mi perspectiva, fue un partido parejo, desordenado, luchado, friccionado, poco vistoso. En este tipo de partidos, como también lo hemos dicho muchas veces, no gana el mejor, sino simplemente el que hace el gol. Y cuando se hace el gol, se gana, se encarrila o se descarta, sin importar si fue o no proveniente de una jugada ilícita. Hoy Cristal ganó el partido que no pudo ganar Alianza y, para mí, nos eliminó de la lucha por el título. 

Dirán que aún falta mucho, que esto es fútbol y que todo puede pasar. La verdad es que yo no veo tanto los números. Lo que es peor, Alianza preocupa en base a funcionamiento. Dentro de lo mediocre que es nuestro campeonato, cualquier hincha con dos dedos de frente podría darse cuenta de que este Alianza no está para campeón, ¿razones?, varias: no tenemos una idea de juego clara (nunca la tuvimos en lo que va del año, no pretendamos tenerla a partir de ahora), Valencia nunca le tomó la mano al equipo. Aunque nos duela, seguimos siendo Yordydependientes, sí, y esto puede sonar gracioso, porque Reyna ya está en Europa y ya no habría que mencionarlo, pero Alianza sigue compuesto para que algún jugador "frote la lámpara" y haga magia, cuando lo que habría que priorizar es que el equipo genere ocasiones, que sepa el libreto a seguir, que uno pueda ir a la cancha y saber perfectamente qué hará Alianza Lima.Y lo más grave: nunca alcanzamos regularidad.

Hoy vimos desorden. Ganas (algo que nunca debería faltar, y menos en un Club de la grandeza e importancia de Alianza Lima), pero mucho desorden. Y ese es el reflejo de esta era Valencia, un entrenador que, como dijimos al principio de año, no garantizaba luchar por cosas importantes, pero por cómo se dieron las cosas en el Club parecía el técnico idóneo, ya que es sinónimo de trabajo, disciplina y rigurosidad (en realidad, no dudamos de su empeño y profesionalismo, pero en el fútbol no siempre 2 + 2 es 4). Lamentablemente, sea por capacidad o porque es muy poco lo que tuvo a su disposición - aquí ya cada uno tendrá su respetable postura - 'Bam bam' nunca pudo armar un equipo competitivo que al menos alcanzara niveles de regularidad en el campeonato, insistimos, aún siendo este tan mediocre y deleznable.

Cusqueños y cremas están a tiro de la final por lograr plasmar esta simple palabrita: Regularidad. Y en base a eso alcanzar rachas importantes de triunfos. Ojo, sea quien sea campeón este año seguirá siendo un cuadro impresentable para la alta competencia, eso está claro, pero dentro del esfuerzo que se demanda aquí, la 'U' y Garcilaso aprovecharon bien sus mejores momentos colectivos para sacar importantes ventajas numéricas con respecto a sus rivales (en el caso de Garcilaso, la dificil localía, mientras que la 'U' supo convertirse en un visitante que jugaba igual que de local, lo cual es, les guste a muchos o no, mérito de Ángel Comizzo).

Aceptar que este 'Alianza Lima 2013' no está para campeón no nos hará menos hinchas. Reconocer que Universitario, Real Garcilaso y Sporting Cristal son los tuertos en nuestro mundo de ciegos, tampoco. Da pena decirle adiós a un título que bien se pudo haber alcanzado con una mejor planificación. Hubo abismos críticos en lo institucional y deportivo que nos terminaron costando caro (con esto incluyo a los intentos de 'camita' que se dieron a medio campeonato regular y que nos valieron varios puntos perdidos que luego tanta falta nos hicieron), lo mismo que partidos que teníamos ya en el bolsillo y que perdimos por errores infantiles y absurdos. Haber llegado a la Liguilla Impar con tanta diferencia de puntos por debajo de Garcilaso no es culpa de nadie más que de nosotros mismos. Así como ahora, ver la estrella 24 como un espejismo, es también nuestra entera responsabilidad.

Finalmente, a muchos "criticones" habría que hacerles recordar que gran parte de ellos pensaba que este año pelearíamos por salvar la categoría. Sí, muchos hablaron de ello y ahí están sus comentarios en la fan page como prueba de su propia virulencia. Desde esa óptica, alncazar una Sudamericana sería salvar el año, y me apunto a decir que sería incluso mucho premio para lo poco que estamos sembrando aquí dentro, teniendo un torneo realmente desastroso, y sin poder tan siquiera pelearlo, teniendo una historia tan grande y hermosa que defender.

Por lo demás, cada quien es libre de creer lo que desee.

¿Puede que Alianza remonte esta diferencia mientras los otros dos rivales se caigan?, claro, está siempre la posibilidad, como también está la posibilidad de que Vallejo remonte y Cristal, Garcilaso y Alianza se caigan. No sólo de especulaciones debemos vivir, analizar la realidad que se ve en la cancha debería ser el punto de partida para saber con qué ilusionarnos. Y sí, así como veo a Alianza en la cancha, una Sudamericana no caería nada mal. 

Un año más sin título y sin Libertadores. Como desde hace ya tantos años, "es hora de buscar culpables".

¡ARRIBA ALIANZA!

Foto: De Chalaca

1 comentario:

  1. Buena reseña.

    Si bien es cierto que a inicios del año muchos pensaban que el equipo no aspiraría a grandes cosas este año, sí me parece justo recalcar la mejoría que se viene viendo en las últimas semanas. No creo estar en el nivel que se requiere para ser campeones indiscutibles, pero a estas alturas del año el hincha toma con más calma un partido ante rivales como Melgar o Comercio, que siendo tan limitados, nos generaban problemas en la etapa inicial del "torneo". Y ni qué decir con el equipo del año pasado.

    No estoy de acuerdo con una serie de posturas y decisiones de la Administración temporal, pero sí creo que la formalidad y el orden están mostrando, de a pocos, los beneficios que traen. Espero que éste camino no se interrumpa, y que el crecimiento sea constante...

    El partido contra Cristal lo perdimos por la desconcentración de la defensa con un Donayre que no terminaba de acomodarse en el campo. Lo perdimos por la falta de respuesta al momento de concretar en el arco del frente... y esto es reflejo del trabajo de Valencia. No digo que sea un mal técnico, pero para el plantel que tenemos, necesitamos un técnico más preparado, con mejores esquemas tácticos, y con mayor peso. Que infle de ímpetu al jugador cuando este mire al banco de suplentes en un contexto

    ResponderEliminar

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.