Hablando de selección

Copa América: Perú 1 - México 0

Hoy los peruanos amanecimos apaciblemente contentos. Anoche el cuadro bicolor consiguió su primera victoria en la Copa América, lo hizo ante la joven pero respetable selección mexicana, liderada por el crack Giovani Dos Santos. El resultado fue de 1 a 0, y por escueto que parezca, fue la selección blanquiroja la que tuvo un claro dominio durante la mayoría del encuentro, disponiendo además de las situaciones más claras y de una solidez defensiva que hace mucho tiempo no se veía en el "equipo de todos".

De esta manera se confirma la buena actuación ante la selección uruguaya, a la que habíamos enfrentado días antes y a la cual le robamos un empate que ahora parece más que valioso.

Valores colectivos

La gran diferencia entre esta y otras selecciones peruanas es, sin duda, la solidez defensiva que se está aún consolidando en esta era Markarián, y que ya está dando sus primeros frutos. El técnico uruguayo, consciente de nuestra real posición en Sudamérica, donde no pasamos de ser un equipo chico, se ha preocupado en primera instancia de asegurar el bloque defensivo a fin de cuidar el cero, para a partir de ello empezar a generar oportunidades de gol, ya sea al contragolpe (como contra Uruguay) o con ataques pacientes, lentos pero seguros (como ante México). Quizás nuestro error, como hinchas, en los últimos procesos ha sido pensar que Perú está para jugarle de igual a igual a cualquiera. Eso ha pasado facturas de todos los montos, goleadas bochornosas, derrotas como locales, etc. Haber pisado tierra nos está ayudando a ir poco a poco consiguiendo pequeñas metas, que a su vez nos irán llevando al objetivo final de este proceso: Clasificar al mundial de Brasil 2014. 

En cuanto al ataque, Markarián pretende usar la tenencia del balón como un método que mate dos pájaros de un tiro: defender el resultado y atontar al rival para atacar en el momento indicado. Por ello algunas convocatorias que a muchos les parecen inauditas, como la de Rinaldo Cruzado y Michael Guevara, quienes no han sido considerados en procesos anteriores y que el "mago" ve como aquellos que con su buen pie pueden dar ese pase final para que nuestros delanteros terminen definiendo a gol (y ya son tres partidos consecutivos en los cuales Guevara habilita a Guerrero, quien hizo los goles ante Senegal, Uruguay y México).

El plan está resultando, aunque vale aclarar que con este tipo de planteamientos, tanto jugadores como hinchas, tenemos que ser más que pacientes. Al menos con Markarián, se terminó aquel fútbol vertiginoso que tanto nos gusta, ese en cual los centrales se olvidaban de sus labores defensivas para sumarse al ataque con frecuencia, al igual que los volantes, llevando al área rival a 6 o 7 jugadores que al final no sabían que hacer, provocando contragolpes que al final nos costaban caro (de ahí que haya salido la desdichada frase: "jugamos como nunca, perdimos como siempre"). Tendremos más bien que aguantar el balón jugado hacia atrás constantemente y sobre todo el hecho de llegar a la portería contraria con pocos jugadores, confiando más que todo en su capacidad de servicio y desmarque. Todo un reto para nosotros también (sobre todo los hinchas grones, ¿no?).

Valores individuales

Sin lugar a dudas es Paolo Guerrero la máxima figura de nuestra selección en la actualidad, no sólo por haber anotado los últimos tres goles que hizo la bicolor en sus últimas tres presentaciones, sino también por su entrega, sacrificio y el corazón que pone en cada jugada, lo cual lo hace una verdadera pesadilla para los defensores rivales. El popular "depredador" (o "Krieger", como es llamado en Alemania), combina su conocida garra con astucia, ubicación, velocidad, técnica y gran disposición táctica a servicio del equipo, ya que puede o bien aguantar a los defensas, jalando marcas o bien jugar de segundo delantero, según como lo pida la jugada. Hoy por hoy es el máximo artillero de la Copa América con dos dianas en dos partidos, y es además una de las 'vedettes' de la competición según las cadenas internacionales.

El otro estandarte de este equipo es Juan Manuel Vargas. Aunque el "loco" no ha jugado los 180 minutos que tiene la selección en la Copa, ha sido importante desde su ingreso ante Uruguay (donde puso varias pelotas de gol y se mostró como siempre impetuoso y entregado) y corroboró su buen momento ante México, donde tuvo incluso dos clarísimas chances de gol que el poste le negó. Además de sus virtudes técnicas y tácticas, Vargas es importante por transmitir entrega al equipo, algo que le valió la cinta de capitán.

Podemos rescatar otros jugadores como Guevara, Lobatón y Balbín (aunque este último no tuvo un buen primer tiempo ante el cuadro azteca), o como los defensas, Rodríguez, Acasiete y Vílchez, quienes se complementan bastante bien, pero sin tantos nombres lo que prevalece es el orden táctico de todo el conjunto nacional. Quizás el único puesto en discusión sea el del arco. Muchos daban como titular a Libman en esta Copa América, pero Markarián decidió apostar por la elasticidad y espectacularidad de Fernández. En mi opinión personal, y no por ser hincha de Alianza Lima, es Libman el verdadero dueño del puesto, no tanto por sus atajadas (en lo cual de hecho la ventaja la tiene Fernández, por sus conocidas virtudes) sino por la seguridad que le da a su defensa, algo sumamente importante y en lo que el ex portero crema ha estado flaqueando. De cualquier forma, mientras Fernández siga defendiendo la blanquiroja hemos de darle todo nuestro respaldo, tal y como se ha estado haciendo hasta ahora. Libman de seguro tendrá su oportunidad, ya sea en esta competencia o en la que más nos interesa: las Eliminatorias para el mundial de Brasil.

Defectos

Hay muchas cosas que mejorar en esta selección, desde luego. Partamos por la portería, y como ya lo veníamos mencionando, Raúl Fernández debe de ser más frío y tranquilo en sus acciones, para de esa forma transmitir la seguridad que no ha estado transmitiendo del todo. Por el lado de la defensa, Vílchez a veces se enreda y complica solo, sobre todo en las salidas, las cuales deben ser claras, ya sea por los lados o por el centro. Balbín es nuestro volante de marca por excelencia, pero no por eso debe estar exonerado de participar en las jugadas de ataque y elaboración, los laterales y defensas deben empezar a confiar más en él para generar juego y ayudaría mucho que el volante del Deportivo San Martín pidiera más el balón y se mostrara más participativo. Cruzado está en el medio campo para dos cosas, para tenerla (rotar la pelota con los demás volantes o defensas) o para lanzarla diagonalmente, aprovechando su buena técnica (algo que hace constantemente en el Juan Aurich, teniendo como compañero ideal a William Chiroque), creo que le falta algo de confianza para atreverse a lanzar esos pelotazos envenenados que de hecho podrían hacer daño a cualquier defensa, más aún si tenemos arriba a un '9' como Guerrero. Finalmente, Advíncula parece uno cuando baja y otro cuando sube, si bien es cierto su recorrido táctico es impecable, el delantero de Sporting Cristal debería ser más incisivo al momento de pisar campo rival, apelando a su indiscutible velocidad y habilidad y haciendo el juego más simple, para no enredarse y perder tontamente la pelota, como ha sido en la mayoría de sus incursiones.

Conclusiones

Tenemos una selección discreta, pero ordenada y luchadora, ¿nos alcanzará esta disciplina táctica para lograr nuestros objetivos?, se han visto casos de equipos que a falta de nombres rimbombantes apelaron al orden táctico y defensivo, para luego ir consiguiendo de a pocos sus metas, hasta incluso campeonar (recordemos a Grecia en la Eurocopa del año 2004 o a la selección ecuatoriana que clasificó a Japón Corea 2002). Sin embargo, sería un grave error pensar que con esto hemos vuelto a ser grandes en el continente. Perú debe empezar a recuperar su nombre a partir de un reconocimiento concienzudo de su propia realidad, y esa realidad indica que somos pequeños y humildes, en comparación incluso de algunos rivales a quienes ya no podemos llamar "directos", como Chile, Ecuador y Colombia, quienes están varios peldaños por encima de nosotros.

Nuestro próximo choque, ante Chile, será quizás el examen más duro de la era Markarián, donde demostraremos para qué estamos hechos, y comprobaremos también si esta nueva tendencia estratégica de la bicolor sirve también para equipos altamente ofensivos como el conjunto de Borghi. El partido será el martes y definirá también al lider del grupo "C", nuestra posición final y, eventualmente, si seguimos o no en esta gran competencia Continental.

Hoy como siempre, ¡ARRIBA PERÚ!

Fotos: Peru.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin importar el color de tu camiseta, eres libre de opinar en este espacio, siempre y cuando demuestres educación y respeto. Saludos.

El equipo de El Blog Íntimo.